El Ministerio de Relaciones Interiores de Bangladesh ha estado enviando a sus ciudadanos mensajes de texto para desmentir los rumores que sobre asesinatos y violaciones que se han llevado a cabo en las protestas estudiantiles que se han producido desde finales de julio.

Un usuario en Reddit publicó la traducción del mensaje de texto que decía: “No hay veracidad en el incidente de asesinato y violación de estudiantes en la protesta de Jhagatal en la capital. El hecho es un rumor. No se confundan. Cooperen con la información sobre rumores de la policía”.

Las protestas comenzaron el 29 de julio luego de que dos estudiantes fueran asesinados y otros siete resultaran heridos por un autobús que iba a alta velocidad en un camino hacia el aeropuerto en Dhaka, la capital del país.

En los días siguientes, miles de estudiantes salieron a las calles para protestar contra el “patético” sistema de transporte en el que ocurren accidentes de manera frecuente. La manifestación, que comenzó de manera pacífica, escaló de manera violenta cuando funcionarios del gobierno y la policía comenzaron a agredir a los estudiantes.

Periodistas fueron atacados por capturar fotos y videos sobre la violencia en la protesta, de la que también hacen responsable a la representación estudiantil adepta al gobierno, Chhatra League. Una periodista denunció haber sido acosada por autoridades aun cuando había borrado el contenido que había registrado.

La policía atacó a los estudiantes con perdigones y bastones, llevando la cifra de heridos hasta 100, además de rumores sobre asesinatos, violación y secuestro de manifestantes. A raíz de las informaciones sin confirmar, el gobierno quitó el internet móvil el pasado fin de semana para bloquear el intercambio de información.

Igualmente, según señala la prensa local, fuerzas del Estado arrestaron a personas que presuntamente trataron de regar rumores en las redes sociales. Ahora envían este mensaje a modo de alerta –y de amenaza– a la población sobre las protestas.

Con el bloqueo de la información, aún se desconoce la cifra oficial de víctimas que se han registrado desde finales de julio.