En los últimos años, los científicos han desarrollado medicamentos que pueden ayudar a reducir los tumores cancerosos. Varios de estos fármacos apuntan a una enzima implicada en el crecimiento celular que se sabe contribuye con la enfermedad.

Pero de manera decepcionante, estos fármacos no han funcionado tan bien como se esperaba. El problema es que los medicamentos también provocan un aumento en la insulina, lo que favorece el crecimiento tumoral y contrarresta cualquier beneficio en el tratamiento contra el cáncer.

Pero un estudio realizado por equipo de investigadores descubrió que la dieta cetogénica, compuesta de alimentos bajos en carbohidratos, altos en proteínas y grasas, puede mejorar la eficacia de esta nueva clase de medicamentos contra el cáncer. Los investigadores encontraron que la dieta mejoró la efectividad de los medicamentos al reducir la insulina en sangre.

La investigación comenzó tratando de entender por qué este nuevo tipo de medicamento contra el cáncer, diseñado para atacar una enzima llamada fosfatidilinositol-3 quinasa (PI3K) se mostraba relativamente ineficaz en los primeros ensayos clínicos en humanos.

Muchos cánceres comunes muestran mutaciones en la vía que regula la PI3K y la esperanza era que al inhibir la vía, el tratamiento erradicaría los tumores.

Las primeras etapas de la investigación en modelos de ratón revelaron que los animales tratados con un inhibidor de PI3K reactivaban sus rutas en presencia de niveles crecientes de insulina.

Efectivamente, cuando los niveles de glucosa de un animal aumentaban, el cuerpo producía insulina que esencialmente funcionaba para contrarrestar cualquier inhibición de PI3K producida por el fármaco.

Luego, los investigadores se propusieron probar una variedad de métodos que modulan los niveles de insulina y azúcar en la sangre para ver si mejoran la capacidad de respuesta a los tratamientos con PI3K. Se probaron dos medicamentos para la diabetes, pero no se obtuvo una respuesta satisfactoria.

Posteriormente, los investigadores sometieron a los animales en una dieta cetogénica para regular los niveles de insulina y mejorar las respuestas al tratamiento con PI3K.

Sorprendentemente, los animales bajo dieta cetogénica, utilizada durante algunos años en contextos clínicos para controlar los niveles de insulina, mostraron respuestas positivas al medicamento contra el cáncer.

Los investigadores indicaron que la dieta cetogénica resultó ser el enfoque perfecto. Redujo las reservas de glucógeno, por lo que los ratones no podían liberar glucosa en respuesta a la inhibición de PI3K. Esto sugiere que bloquear los picos de glucosa y la subsiguiente respuesta de insulina, puede hacer que los fármacos sean mucho más efectivos para controlar el crecimiento del cáncer.

Este estudio en particular tiene beneficios inmediatamente aplicables a varios ensayos clínicos actualmente en curso. Aunque esta investigación sólo se demostró en modelos de ratones, los investigadores sugieren que los ensayos en humanos de que evalúan medicamentos que apuntan a la enzima PI3K actualmente en curso, deberían comenzar a monitorear los niveles de azúcar en la sangre de los pacientes.

Referencia: Suppression of insulin feedback enhances the efficacy of PI3K inhibitors. Nature, 2018. https://doi.org/10.1038/s41586-018-0343-4