Siguiendo las consideraciones del pasado mes, el Banco Central de Tailandia (BOT) exhortó las medidas bajo las cuales deberán regirse las instituciones financieras que deseen comerciar con criptomonedas, incluyendo valores, gerencia de activos y compañías aseguradoras.

Con este nuevo ordenamiento, el ente bancario deja con nulidad sus órdenes previas, del pasado febrero, sobre restringir la asociación de las instituciones financieras con el comercio descentralizado.

En cuanto a las nuevas consideraciones, éstas pueden dividirse en dos categorías: las que atañen a las instituciones financieras y las que afectan a sus filiales.

En este sentido, las bancos tendrán la alternativa de crear filiales que lidien con el comercio con criptomonedas. Dentro de estos grupos corporativos se tendrán filiales que ofrecen productos y servicios como firmas de corretaje, gestores de activos, aseguradoras y seguros de vida; cada una contará con su propio marco regulatorio, por ejemplo, las compañías de corretaje cumplirán con lo previsto por la Comisión de Valores y Bolsa de Tailandia (SEC), mientras que las empresas de seguros se regirán bajo los parámetros de la Comisión de seguros (OIC).

Parte de las actividades a las que tendrán acceso dichas filiales será la emisión de tokens, la promoción autorizada de ICOs (Ofertas Iniciales en Criptomonedas) y el trading con monedas digitales, según lo determinado por cada uno de los entes reguladores que los supervisarán.

Por su parte, de haber alguna nueva filial que desee iniciarse en el sector deberá obtener una preaprobación por parte del BOT por medio de sus compañías parientes o entes bancarios principales, quienes deberán mantenerse al tanto de sus actividades.

No obstante, las reglas concernientes a las instituciones bancarias centrales son más estrictas. Para empezar, no podrán “asociase con ICOs, así como con la venta o compra de tokens o siquiera invertir en criptomonedas”. Tampoco deberán vincularse con negocios de criptomonedas, incluyendo firmas de corretaje, exchanges o distribuidores.

A diferencia de las sus filiales, a quienes les dieron luz verde para comerciar en la industria descentralizada, la cual según la publicación del vocero Krungtheo Turakij “ayudará con el crecimiento del sector en el territorio”.

Asimismo, también se les niega el derecho de aconsejar sobre inversiones con criptomonedas a cualquiera que no sea una institución financiera o acreedor de inversiones, de acuerdo con lo determinado por la SEC.