Lisa Brennan Jobs, es la hija que Steve Jobs (el creador de Apple), no reconoció sino hasta que fue demandado, y obligado a realizarse un test de paternidad –que salio positivo. Desde entonces, el fundador de la compañía de la manzana mordida, debió pagar una manutención valorada en US$ 385 mensuales, según relata la biografía de Walter Isaacson. Como es de esperarse, la relación entre Steve y Lisa, no fue la mas armoniosa. Sin embargo, cuando su padre fue diagnosticado de cáncer, se produjo un cambio en ambos. Actualmente, Lisa ha escrito varios ensayos relatando su vida con su padre,y en el mas reciente revela algunos detalles –tormentosos.

Por se la hija mayor, Lisa es heredera del patrimonio de Steve Jobs, sin embargo, la periodista intenta mantenerse bajo perfil. Sus publicaciones en un blog y algunos ensayos, es lo mas cercano que ha estado de un publico masivo.

Cortesía de Grove Atlantic

Recientemente, Brennan-Jobs compartió un extracto de sus próximas memorias en Vanity Fair, donde revelo detalles ineditos de su infancia y como trascendió la enfermedad de su padre.

En la primavera de 1978, cuando mis padres tenían 23 años, mi madre me dio a luz en la granja de su amigo Robert en Oregon, con la ayuda de dos parteras. El trabajo de parto y la entrega demoraron tres horas, de principio a fin. Mi padre llegó unos días después. “No es mi hijo”, le decía a todos en la granja, pero de todos modos había volado hasta allí. Tenía el pelo negro y una nariz grande, y Robert dijo: “Ella se parece mucho a ti”.

Mis padres me llevaron a un campo, me pusieron una manta y miraron las páginas de un libro de nombres de bebés. Él quería llamarme Claire. Revisaron varios nombres, pero no estuvieron de acuerdo. No querían algo derivado, una versión más corta de un nombre más largo.

Cortesía de Grove Atlantic

En el extracto, Brennan-Jobs describe a Jobs a través de los ojos de una niña confundida que busca el amor frente a un austero padre. Ella escribe claramente sobre una figura desconcertante y el rol volátil que jugó en su vida. Ella también comparte recuerdos emocionalmente complicados sobre su relación imperfecta, y sus días finales antes de morir de cáncer en 2011.

Asigné cualidades místicas a sus dientes de cremallera, sus jeans hechos jirones, sus palmas planas, como si estos no solo fueran diferentes a los de otros padres, pero mejor, y ahora que él estaba en mi vida, incluso si solo fuera una vez al mes, No había esperado en vano. Me sentiría mejor que los niños que han tenido padres todo el tiempo.

Cabe destacar que Brennan-Jobs revela que, durante años, su padre negó haber nombrado a la precursora de Mac, la computadora Lisa, a raíz de ella, lo que Jobs finalmente admitió, solo en respuesta a una pregunta de Bono.

Las memorias de Brennan-Jobs agregan otra cara al prisma de Steve Jobs, mostrando que este, pudo haber sido un titán que cambia el mundo, pero también, un padre enloquecedor, trágico y quizás finalmente arrepentido.

Small Fry se publicará en septiembre de 2018.