Luego de que en junio pasado, los bancos colombianos cerraron las cuentas de la casa de cambio de criptomonedas Buda.com, han sido inexistentes las declaraciones de los directivos de dichas instituciones financieras con respecto al bloqueo. Sin embargo, la exchange ha decidido tomar una decisión necesaria, pero que lamentablemente afecta a todos sus usuarios en el país sudamericano.

En concreto, Buda.com ha enviado un comunicado por correo electrónico a todos sus usuarios, donde anuncia formalmente el cierre de sus operaciones en Colombia. Como hemos dicho, la medida se debe a las acciones tomadas por los bancos, que seguramente dieron cumplimiento a los dictámenes emitidos por la Superintendencia Financiera de Colombia.

Con respecto a los fondos en criptomonedas de los usuarios, los mismos serán devueltos en moneda nacional, y los depósitos en pesos colombianos ya se han suspendido. Buda.com agrega que las medidas tomadas por la Superintendencia, no ofrecen garantías para operar en el país, por lo que se ven afectados tanto los usuarios, como los proveedores, inversionistas y la propia empresa.

Según Buda, el emprendimiento y la innovación se ven terriblemente afectadas por esta medida, sobre todo en un momento donde la compañía se había mostrado tan transparente con respecto a todas las instancias de diálogo. Incluso, sacan a colación el apoyo que brindaron a diferentes entes gubernamentales con respecto a la capacitación en materia de tecnología blockchain y criptomonedas.

Sin duda, se trata de una decisión que termina afectando al comerciante común de criptomonedas en el país, quienes pierden la oportunidad de disfrutar los beneficios de una plataforma apegada a los lineamientos jurídicos con respecto al lavado de dinero, incluso rozando la autorregulación.

Este es otro ejemplo de cómo las instituciones financieras que siguen las políticas del Estado, terminan guiando a la comunidad de las criptomonedas a los mercados negros de criptomonedas, condenándola a la clandestinidad para posteriormente tener la excusa perfecta para prohibirlas o regular su uso.