Tesoro Eeuu Almacenamiento Datos Blockchain

Un reporte emitido por el US Treasury Department publicado el 31 de julio hace un llamado a regulaciones más sólidas y claras para las innovaciones en el sector FinTech. Llamado el Nonbank Financials, FinTech and Innovation y con más de 222 páginas de longitud, el reporte prácticamente no hace mención de las criptomonedas y tecnologías de contabilidad distribuida (DLT) como el blockchain, notando que estas estarían siendo “exploradas por separado en un esfuerzo conducido por el Financial Stability Oversight Council.”

En líneas generales, el documento indica que el gobierno norteamericano cuenta con un gran ímpetu por modernizar los marcos regulatorios existentes, en aras de ‘remover los impedimentos para la evolución de las tecnologías financieras nacientes’.

El reporte solicita una vista mucho más personalizada a estas tecnologías, y propone un set de recomendaciones que sugieren una inclinación fuerte hacia la racionalización de las regulaciones complejas imperantes hoy por hoy. Esto contemplaría una legislación más sencilla en lo referente a las leyes de transmisión de dinero interestatal, que se aplica a los exchanges de criptomonedas norteamericanos.

Notando que el interés en los activos digitales se ha incrementado sustancialmente por parte de las autoridades financieras a lo largo y ancho del mundo, el Departamento de Tesoro señala los esfuerzos provenientes del G20 por desarrollar un marco regulatorio apropiado para este sector emergente.

Si bien reconocen que esto incluye manejar los riscos inherentes que los activos digitales tienen hacia la protección del inversionista, lavado de dinero y financiamiento al terrorismo; también hacen hincapié en el potencial que tiene este sector para incrementar la eficiencia e inclusividad del sistema financiero.

Asimismo, concluyen con un poco de preocupación que consideran, en consonancia a lo declarado por el presidente de la U.S. Commodity Futures Trading Commission (CFTC), que comentó que los Estados Unidos se estarían “quedando atrás” en relación a otros países como “incubadores de innovación”, debido a procedimientos legales bien establecidos que les permitan participar directamente en pruebas de los proof-of-concepts (PoC) de blockchain.