El tráfico de datos de la app de mensajería Telegram fue secuestrado por la compañía estatal de telecomunicaciones de Irán el día de hoy, justo antes de que se lleven a cabo protestas por la crisis económica que afecta al país islámico.

Según reportes de las herramientas InternetIntelligence, de la firma Oracle, y BGPMon, de Cisco, todo indica que se trata de una técnica conocida como BGP hijacking, donde un intermediario captura de manera ilegítima grupos de direcciones IP al corromper las tablas de enrutamiento de Internet que se mantienen gracias al Border Gateway Protocol (BGP). De esta forma, los datos originalmente destinados a un lugar pueden ser enviados a otro.

Un informe de Cyberscoop, cita al investigador de seguridad Nico Waisman, de Cyxtera Technologies, asegurando que una vez el secuestro BGP es exitoso, es posible implementar ataques de intermediario para acceder en secreto a los datos de la aplicación.

Por su parte, Alan Woodward, profesor de la Universidad de Surrey, en el Reino Unido, aseguró que las empresas u organizaciones cuyo tráfico era secuestrado, no disponían actualmente de métodos técnicos para prevenir este tipo de ataques.

Woodward también indicó que, en el caso de que el intermediario (Irán), conozca el destino de los datos, desviar tráfico como este es una manera efectiva de evitar que las personas dentro del país utilicen la aplicación.

Esto no es de extrañar, si se tiene en cuenta que, pese a ser prohibida por el gobierno, más de 30 millones de iraníes utilizan Telegram a través de apps como Hotgram y Talagram. Además, las protestas que se llevarán a cabo mañana han sido organizadas a través de la aplicación.

Luego de que los informes sobre la acción ilegítima de la institución iraní contra Telegram, el ministro de Tecnología de Información y Comunicaciones, Azari, Jahromi, aseveró a través de su cuenta de Twitter que esta acción será severamente penalizada, sin importar si fue un gesto inadvertido o intencional. De hecho, indicó que se está llevando a cabo una investigación para encontrar a los responsables.