En el último medio siglo, la comprensión de los científicos sobre la empatía en animales se ha expandido enormemente. Si bien se ha aceptado durante mucho tiempo que otras especies expresan altruismo, es decir, sacrificar parte de su propio bienestar por el de otro, tal comportamiento suele estar motivados por la relación.

Se sabe que las ratas rescatan a sus hermanos atrapados en contenedores, chimpancés que consuelan a sus pares víctimas de la intimidación, y ratones de las praderas que calman a sus parejas cuando se sienten tristes. A pesar de que se ha evidenciado este tipo de comportamiento, no es frecuente que una especie ayude a un miembro de otra especie.

¿Los perros realmente entienden el lenguaje humano?

Está claro que la mayoría de los dueños de perros harían casi cualquier cosa por sus macotas, y un nuevo estudio sugiere que los perros son prosociales y empáticos, y algunos ayudarán a sus dueños en situaciones comprometidas.

Para comprender mejor cómo los perros se relacionan y reaccionan con los humanos en apuros, los científicos observaron las respuestas de las mascotas ante diferentes estímulos y escenarios.

Los investigadores realizaron un experimento con 34 parejas de perros y sus dueños. Los animales eran de una variedad de razas y tenían un rango de edad de 1,5 a 12 años.

Cada uno de los propietarios estaba sentado en una pequeña habitación, cerrada por una puerta que tenía una ventana que permitía a los perros ver a sus dueños, la cual estaba sujeta por imanes, para que los perros de cualquier tamaño pudieran abrirla.

Para probar cómo responderían los perros al sufrimiento de sus dueños, a la mitad de los propietarios se les ordenó pronunciar la palabra “ayuda” en un tono de voz angustiado cada 15 segundos, haciendo ruidos de llanto en el medio. La otra mitad dijo “ayuda” en un tono neutro, y tarareó una canción entre las palabras.

Los investigadores observaron las respuestas de los perros, cuántos y en qué tiempo las mascotas intentaron abrir la puerta para estar con su dueño. Durante la tarea, midieron los niveles de estrés de los perros.

Los resultados mostraron que los perros tenían la misma probabilidad de abrir la puerta en respuesta al llanto y al canto. Sin embargo, los perros abrieron la puerta más rápido cuando reaccionaban ante el llanto de sus propietarios. Los perros con menor estrés tenían más probabilidades de abrir la puerta y hacerlo rápidamente.

Los investigadores también encontraron que los perros con el vínculo más fuerte con sus dueños presentaron una respuesta más expedita abriendo la puerta.

Los hallazgos confirmaron que los perros no sólo sienten empatía sino que actúan impulsados por ese sentimiento. Sin embargo, los perros sólo pudieron actuar en su empatía cuando pudieron reprimir su propia respuesta al estrés y permanecer lo suficientemente calmados. Un fenómeno similar se ha observado entre los niños.

Esta es la razón por la que los peces no dejan de moverse

La investigadora Emily M. Sanford, afiliada a la Universidad Johns Hopkins y coautora del estudio, manifestó:

“Los perros han estado al lado de los humanos durante decenas de miles de años y han aprendido a leer nuestras señales sociales; los dueños de perros pueden decir que sus mascotas entienden sus sentimientos. Nuestros hallazgos refuerzan esa idea y demuestran que los perros que saben que sus dueños están en problemas podrían entrar en acción.”

Referencia: Timmy’s in the well: Empathy and prosocial helping in dogs. Learning and Behavior, 2018. https://doi.org/10.3758/s13420-018-0332-3

Más en TekCrispy