Disney planea eliminar el uso de pitillos –popotes o pajitas– y removedores de plástico en todas las instalaciones propiedad de la compañía para mediados de 2019, según anunció en un comunicado de prensa.

De acuerdo con las cifras compartidas en la publicación, la medida reduciría el uso de más de 175 millones de pitillos y 13 millones de removedores al año. Es un intento por contribuir al medio ambiente, como parte de la política de la empresa, existente desde hace más de 60 años, representada en una frase de su fundador, Walt Disney: “la conservación no es solamente asunto de algunas personas. Es un tema que nos concierne a todos nosotros”.

La compañía también anunció que reemplazaría los plásticos en las habitaciones de sus hoteles y cruceros por productos rellenables, reduciendo el uso de plástico en un 80%. Además apuntan a la reducción de las bolsas plásticas en todas las instalaciones de la compañía –parques y cruceros–, al ofrecerles a los visitantes la opción de comprar bolsas reusables.

Por último, Disney se compromete a eliminar los vasos de poliestireno en todas sus instalaciones a nivel mundial. “Estos pasos son parte de nuestro esfuerzo a largo plazo para reducir plásticos desechables,  continuaremos reciclando y disponiendo responsablemente los desechos que no pueden eliminarse”, escribe la compañía en el comunicado.

“Eliminar los pitillos y otros objetos plásticos son pasos significativos en nuestro compromiso duradero con la gerencia medioambiental”, dice Bob Chapek, jefe de Parques de Disney, Experiencias y Productos del Consumidor. “Estos nuevos esfuerzos globales ayudan a reducir nuestra huella ecológica y a actualizar nuestras metas de sostenibilidad a largo plazo”.

Desde 1995, el Fondo de Conservación de Disney ha invertido más de 70 millones de dólares para frenar la extinción de las especies de todo el mundo. También han reducido sus emisiones de gases de efecto invernadero en 41 % para 2017 y enviaron cerca de 50% de sus desechos para botaderos e incineradores.