Un grupo de aproximadamente 2,000 taxistas que se encontraban protestando en las calles de Barcelona, debido a la medida del Ministerio de Fomento de eliminar los límites a las licencias para alquilar de coches con conductor, decidió descargar su ira en contra de los coches de Uber y Cabify que transitaban en ese momento por las calles de la ciudad.

Uno de los casos más graves ocurrió cerca del mercado de la Concepció, donde un grupo de taxistas en huelga detectó que un coche de la empresa Cabify estaba detenido por el tráfico, y decidieron lanzarse al coche, golpeándolo de todas las formas posibles, incluyendo con objetos metálicos.

El conductor del coche les pidió que se detuvieran, debido a que llevaba una familia de origen francés dentro del vehículo, incluyendo a una niña pequeña, pero eso no detuvo la arremetida de los taxistas, que incluso sumaron más agresores al escandaloso incidente.

Tanto el conductor del coche de Cabify como el padre de la niña salieron del coche a defender a los pasajeros, al tiempo que éste último roció espray en la cara de uno de los manifestantes para detener la agresión. Luego de que los embravecidos taxistas se detuvieron, testigos explicaron a la prensa española que la niña estaba aterrorizada por la escena presenciada.

Por su parte, otros sucesos similares ocurrieron en la ciudad, incluso con agresiones a furgonetas de alquiler que no pertenecen al servicio VTC. Como respuesta a estos sucesos, tanto Uber como Cabify han decidido suspender sus servicios en la ciudad catalana.

Uber reducirá el tiempo de espera a 15 minutos para usuarios en silla de ruedas

Finalmente, la Unión Nacional de Autoturismos VTC (Unauto VTC) manifestó su apoyo a los conductores y pasajeros agredidos en la ciudad, pidiendo disculpas por lo ocurrido, y garantizando que los culpables serán detenidos y juzgados, no sólo por lo ocurrido el día de hoy, sino también por no respetar la decisión del Tribunal.

Más en TekCrispy