Un jugador de FIFA de 32 años llamado Michael descubrió que ha gastado más de diez mil dólares en dos años jugando FIFA 17 y FIFA 18, y dijo que “no ha valido la pena”.

En una entrevista para Eurogamer, el hombre contó que hizo una solicitud a EA el pasado mayo, cuando entró en vigencia el Reglamento General de Protección de Datos, motivado por el “momentum” con los juegos de FIFA junto a la incesante controversia sobre las cajas de botín o loot boxes.

Gracias a tal solicitud, 30 días después, pudo acceder a una gran cantidad de datos y estadísticas sobre sus sesiones de juego, incluyendo la cantidad de dinero gastado en el videojuego. “Estaba intrigado por ver si esta información se relacionaba de alguna manera con estos temas”, dice Michael.

Michael recibió una especie de copia de su base de datos en EA con varios archivos PDF con más de 100 páginas de extensión, además de información sobre los dispositivos con los que ha jugado y 10 archivos de audio que contenían grabaciones de las llamadas que hizo al soporte técnico de EA.

También incluyó detalles de cada jugador que Michael compró y vendió en un periodo de dos años en FUT o FIFA Coins, la moneda virtual del videojuego.

Igualmente, pudo acceder al récord de gastos en dólares para la compra de FIFA Points y fue allí cuando quedó impresionado por el monto de diez mil dólares.

“Mi prometida y yo somos afortunados de tener un ingreso razonable, por lo que esta cifra no representa un mayor problema financieramente. Sin embargo, siento una máxima simpatía por aquellos con ingresos inferiores que podrían volverse adictos a comprar loot boxes”, expresa Michael.

Según narra Eurogamer, es posible que Michael haya llegado a gastar hasta 16 mil dólares en ambos juegos, pero las imágenes que compartió no lo expresan claramente. Es posible gastar esa cantidad de dinero sin darse cuenta –si se dispone de él, claro está–, ese es uno de los debates de las loot boxes, precisamente.

En el caso de FIFA, el equivalente a una caja de botín serían los Ultimate Team Packs, que les da a los jugadores que los compran tarjetas aleatorias de futbolistas para construir sus propios equipos. Y como toda caja de botín, el juego siempre beneficia a aquellos jugadores que invierten más dinero que aquellos que no.

Más en TekCrispy