Algunas de las más prestigiosas compañías fabricantes de coches del mundo están manipulando las nuevas pruebas de control de emisión de gases contaminantes que la Unión Europea (UE), según un informe al que tuvo acceso el Financial Times. En este sentido, los fabricantes están alterando los valores de referencia de las pruebas para establecer objetivos más bajos en relación a las normativas que buscan evitar que el escándalo de Dieselgate se repita.

Según la Unión Europea, la nueva prueba, llamada Procedimiento Mundial Armonizado de Vehículo Ligero (WLTP), fue creada con la finalidad de ser utilizada como un ciclo de prueba global en diferentes regiones del mundo, por lo que los valores contaminantes, las emisiones de CO2 y el consumo de combustible serían comparados en todo el mundo. Pese a ello, mientras el WLTP alcanza este objetivo, la UE y otras regiones buscarán aplicar la prueba dependiendo de sus leyes y necesidades de tráfico.

Ahora bien, a pesar de que el WLTP no ha entrado totalmente en vigor ya está siendo cuestionado, y es que según la publicación del Financial Times, la Comisión Europea ha enviado una misiva a las autoridades regionales y a los propios diputados del Parlamento Europeo donde se advierte sobre el riesgo de que los fabricantes se aprovechen de la transición entre la anterior prueba de emisión de gases, el NEDC, para que las emisiones que busca reducir la nueva prueba sea menor a la esperada.

La carta fue firmada por Miguel Arias Cañete, comisionado de Acción por el Clima y la Energía,  y la comisionada de Industria, Elzbieta Bienkowska, y se afirma que los coches que serán lanzados en 2020 habrán superado las pruebas de emisiones debido a que sus fabricantes inflarían los valores reales.

Esta estrategia plantea convertir las emisiones de CO2 en productos químicos como el plástico

Anteriormente, la Comisión lanzó una propuesta en la que se debía reducir hasta un 30 por ciento las emisiones de CO2 por kilómetro, y de un 15 por ciento para el año 2025. Ahora, como resultado de las manipulaciones denunciadas en la carta, la ambición de la Comisión Europea se vería reducida y burlada, por lo que seguramente serán tomadas acciones legales contundentes contra quienes estén incurriendo en la falta.

La WLTP entrará en vigor el próximo 1 de septiembre para todos los coches presentes en la UE, y desde el mes de septiembre pasado aplica para los nuevos modelos que aún no han sido comercializados. Esto quiere decir que a partir de la entrada en vigor de la prueba existirá un abrumador aumento del consumo promedio de combustible y de las emisiones de una gran cantidad de coches en comparación con la NEDC.

De hecho, se habla de que la autonomía de los coches eléctricos se verá duramente afectada por esta medida, razón por la que muchos fabricantes han expresado su descontento ante la nueva prueba. Por esta razón, estarían exagerando los valores de las emisiones para cumplir con el estándar de 95g CO2/Km.

Más en TekCrispy