Como un componente natural de los procesos erosivos, los deslizamientos de tierra provocados por terremotos, precipitaciones y por actividades humanas, presentan peligro en áreas con gran relieve topográfico y pendiente, y pueden ocasionar una pérdida significativa de vidas humanas, así como daños al entorno construido.

En dos terremotos recientes: Wenchuan, China (2008) y Nepal (2015), hubo un impacto significativo debido a la activación de deslizamientos de tierra. Se sabe que un porcentaje significativo de las muertes relacionadas con los terremotos son causadas por deslizamientos de tierra, y que son el tercer contribuyente más grande a las muertes después del colapso del edificio y los tsunamis.

También se ha demostrado que los deslizamientos de tierra inducidos por terremotos son una causa importante de interrupción de las vías de comunicación en las regiones montañosas, lo que obstaculiza los esfuerzos de respuesta de emergencia.

Por lo tanto, es un objetivo importante contar con estimaciones que permitan evaluar rápidamente la extensión y distribución del peligro debido a deslizamientos inducidos sísmicamente, ya que esta información podría servir para la ejecución de respuestas postsísmica e identificar poblaciones y vías de comunicación que probablemente puedan verse afectadas por deslizamientos de tierra.

En este sentido, un equipo de investigadores de la Universidad de Indiana desarrolló un nuevo modelo globalmente aplicable para estimar deslizamientos de tierra inducidos sísmicamente, el cual puede ayudar a los expertos a abordar los riesgos al estimar la probabilidad de deslizamientos de tierra que serán causados ​​por terremotos.

Las estimaciones pueden estar disponibles en minutos, proporcionando información que puede salvar vidas a las personas que se ven afectadas por los terremotos, así como para las agencias y organizaciones encargadas de responder a estas emergencias.

El modelo describe una relación matemática entre el lugar donde ocurren los derrumbes y cinco variables clave: cuánto tembló la tierra durante un terremoto; la pendiente del suelo; el tipo de roca afectada; una estimación de qué tan húmedo está el suelo; y qué tipo de cobertura de tierra está presente.

Los investigadores probaron múltiples versiones basadas en deslizamientos de tierra provocados por terremotos en el pasado y seleccionaron el modelo con predicciones que mejor coincidían con los derrumbes.

Al ingresar datos de temblores de tierra para un terremoto específico, disponibles en todo el mundo a partir de la herramienta ShakeMap del Servicio Geológico de Estados Unidos, Los científicos podrán usar el modelo para producir un mapa que muestre la probabilidad de deslizamientos en áreas cercanas al terremoto.

Los autores del modelo manifiestan que el objetivo final de este trabajo es que las estimaciones rápidas y regionales de la ocurrencia de deslizamientos de tierra, proporcionen una forma para que los afectados reciban la ayuda que necesitan de forma más rápida y eficiente.

Referencia: A Global Empirical Model for Near Real‐time Assessment of Seismically Induced Landslides. Journal of Geophysical Research Earth Surface, 2018. http://dx.doi.org/10.1029/2017JF004494

Más en TekCrispy