Facebook firmó un acuerdo con el estado de Washington para dejar que terceros realizaran anuncios publicitarios discriminatorios.

“La plataforma publicitaria de Facebook permitía discriminación ilegal de raza, orientación sexual, discapacidad y religión”, dijo el fiscal general de Washington, Bob Ferguson.

“Eso es incorrecto, ilegal e injusto”, añade el funcionario que investigó a la red social por un período de 20 meses, luego de un reportaje de la organización no gubernamental ProPublica que destacaba lo relativamente fácil que era excluir a personas en publicidades de bienes raíces, créditos, empleo y seguros.

La compañía anunció que el acuerdo es parte de un largo proceso para asegurar que las herramientas utilizadas para segmentar en avisos publicitarios en la red social sean seguras, inclusivas y justas.

“Hemos removido miles de categorías relacionadas a atributos personales potencialmente sensibles –como raza, etnicidad, orientación sexual y religión– de nuestras herramientas de exclusión para segmentar”, expresó la compañía, al destacar sus esfuerzos de un año y medio.

“La publicidad discriminatoria no tiene lugar en nuestra plataforma, continuaremos mejorando nuestros productos publicitarios para que sean relevantes, efectivos y seguros para todo el mundo”, dijo el vicepresidente de política local y de estado de Facebook, Will Castleberry.

En principio, Facebook evadió las acusaciones diciendo que la plataforma no categorizaba a los usuarios por estas características, y que en su lugar, permite que los usuarios se auto identifiquen con “afinidades”, un eufemismo que la compañía utiliza para la elección de raza, etnicidad y otros identificadores.

Un año después de las acusaciones, la organización ProPublica publicó una segunda investigación que determinaba que la red social no había hecho cambios significantes en la plataforma, y que aún era sencillo hacer campañas que excluyeran grupos como afroamericanos, hispanos y judíos para anuncios de bienes raíces o de empleo.

El acuerdo legalmente vinculante con el estado de Washington también tiene alcance para otras regiones de Estados Unidos y requiere que Facebook incorpore los cambios en su plataforma publicitaria en un lapso de 90 días.