Un grupo internacional de científicos realizó un estudio para determinar si los humanos son más propensos a dispararle a una máquina que haya sido catalogada como de raza negra que a un robot que sea de apariencia caucásica.

Racismo extendido hacia los robots

La investigación tenía como objetivo determinar si el sesgo racial heredado socialmente existe en la percepción humana hacia los objetos, que naturalmente no tienen raza.

Para probar cómo las personas imponen razas en robots de manera inconsciente, los investigadores realizaron una serie de experimentos diseñados para determinar si los humanos tienen un sesgo a la hora de disparar contra gente de raza negra.

Para ello presentaron a los sujetos de estudio una imagen de un robot en varios colores que representaban los diversos tonos de piel de los humanos. Luego los robots fueron presentados durante el experimento igualmente en cada color pero unos con armas y otros sin armas.

Según los resultados expuestos en el documento, “las medidas basadas en el tiempo de reacción revelaron que los participantes demostraron tener un sesgo para disparar tanto a personas negras como a robots representados como de raza negra”.

En otro experimento, a los participantes se les pidió dispararles a los robots armados mientras evitaban dispararles a los que no estaban armados. En un resultado similar al del sesgo de disparo, los investigadores encontraron que las personas eran más propensas a dispararles a los robots negros que a los blancos.

Robots podrían ser programados para lograr equilibrio al moverse como los humanos

Para añadir un poco de contexto, se les dijo a los participantes que estaban interpretando el rol de un policía cuyo trabajo era disparar a sospechosos armados.

En un experimento adicional, a los participantes solo se les pidió definir la raza de  los robots con varias opciones, entre las que figuraba “no aplica”. Solamente 11.3% de los participantes  seleccionó la opción de “no aplica” para definir a los robots blancos, mientras que 7.5% escogió la misma opción para los robots negros.

La investigación arrojó que a pesar de que los robots no tienen raza, los participantes se mostraron fuertemente inclinados a atribuir una raza a los robots, además de mostrar un sesgo al momento de disparar. Los investigadores consideran que “el nivel de acuerdo entre los participantes en lo que respectaba a la categorización de razas fue especialmente sorprendente”.

Más en TekCrispy