Battery A

La revista Fortune ha lanzado su nueva lista de las 40 personalidades y empresarios más influyentes del mundo que todavía no llegan a los 40 años, dentro de los que se encuentran 5 personalidades relacionadas al mundo de las criptomonedas y la tecnología blockchain.

Las 5 personalidades son las siguientes:

  • Brian Armstrong: Fundador de Coinbase – Puesto 20.
  • Vitalik Buterin: Fundador de Etherum – Puesto 22.
  • Vlad Tenev / Baiju Bhatt: Fundadores de Robinhood – Puesto 24
  • Pavel Durov: Fundador de Telegram – Puesto 25.

Desde el año 2016, el fundador de Ethereum, Vitalik Buterin, ha figurado en la lista y por ese entonces se ubicaba en el puesto 31 y ahora ha escalado 9 posiciones para posicionarse en la casilla 22.

Por otro lado, el fundador de Coinbase, Brian Armstrong, entro en la famosa lista a partir del 2017 en donde compartió la casilla número 10 con Vitalik Buterin y en 2018 se posiciona como un solo participante en el puesto 20.

Los nuevos acompañantes de Buterin y Armstrong en esta edición, y que también están haciendo su debut, son el dúo fundador de Robinhood, Vlad Tenev y Baiju Bhatt, que se ubican en la posición 24.

Por último, si bien no es estrictamente un empresario de las criptodivisas o la tecnología blockchain, Pavel Durov, el fundador y CEO de la compañía de mensajería instantánea Telegram también ha llegado a figurar en la lista en el puesto 25. Telegram recaudó USD $1,7 billones con una oferta inicial de moneda (ICO) el año pasado.

Estas 5 personalidades se unen de esta manera a una variada lista de personas con distintas profesiones y diferentes formas de influenciar al mundo. Acompañando al ya conocido fundador de Facebook, Mark Zuckerberg, también se pueden destacar a los multifacéticos Rihanna y Donald Glover (también conocido como Childish Gambino) o la candidata para el senado por el estado de Nueva York, Alexandria Ocasio-Cortez.

Más allá de la influencia que puedan ejercer estas personas, el reconocimiento que trae consigo esta revista y esta lista puede servir de trampolín para aquellos, como los que están en el negocio de las criptomonedas y la tecnología blockchain, de expandir su alcance y hacerse notar aún más.