Luego de aproximadamente cuarenta años de investigación satelital, un equipo de expertos del clima han concluido que por primera vez en la historia, la humanidad está creando un desequilibrio inusual en las temperaturas estacionales, haciendo que se modifique significativamente el curso de las estaciones.

De acuerdo a su opinión, la probabilidad de que ocurran estos cambios sin influencia de la humanidad, es decir, que ocurran de forma natural, es de aproximadamente 5 en 1 millón. En este sentido, a lo largo de las décadas se ha observado que la infrecuencia humana ha alterado los registros de temperatura del planeta, así como también la química marina y el ecosistema.

Adicional a esto, recientemente se han descubierto ritmos desiguales en los cambios estacionales atmosféricos en las zonas templadas del Hemisferio Norte y Sur.

Si bien el tema del calentamiento global es ampliamente conocido, es notable como los veranos en la tropósfera se están calentando con mayor rapidez que los inviernos, aunque aún queda por determinar si los responsables de este fenómeno son los gases de efecto invernadero.

En torno a esto, se plantea que los datos satelitales y los modelos computacionales para evaluar el cambio de temperatura de las estaciones tienen mayor fiabilidad que la evaluación de la temperatura anual promedio únicamente.

En particular, la investigación estuvo dirigida por Ben Santer, un científico atmosférico del Laboratorio Nacional Lawrence Livermor, quien se propuso estudiar los cambios de temperatura que se perciben en las diferentes estaciones.

Por tanto, por 38 años se dedicó a recabar información satelital prestándole especial atención a los mínimos mensuales de temperatura y a los máximos. Durante los primeros años, las olas de calor no fueron particularmente llamativas.

Sin embargo, al final del conjunto de datos, para el año 2016 los cambios de temperatura fueron abruptos, caracterizadas por mínimos de temperatura inigualables y olas de calor nunca antes vistas.

Al final, casi todos los conjuntos de datos satelitales mostraron que las señales de calentamiento global han aumentado por encima de lo que se pudiese esperar de forma natural, de acuerdo a los investigadores, quienes plantean:

“Hay evidencias respecto a que las estaciones están cambiando, el ciclo estacional se ha ido modificando al pasar los años (…) una de las cosas más notables en torno a esto en nuestra vida cotidiana es que los arboles florecen antes (…) la acumulación de evidencias es preocupante”.

En la misma línea, los científicos plantean un panorama poco alentador, puesto que, a pesar de los llamativos resultados, han encontrado pocas respuestas de los organismos gubernamentales encargados del control de la contaminación.

Por tanto, concluyen que es necesario desarrollar modelos más sofisticados, tomando en cuenta las limitaciones de los actuales, a fin de producir conocimientos que se traduzcan en mejores políticas públicas de cuidado medioambiental.

Referencia: Human influence on the seasonal cycle of tropospheric temperature, (2018). http://dx.doi.org/10.1126/science.aas8806

Más en TekCrispy