Los resultados de dos recientes estudios muestran que los niños nacidos de mujeres que tenían diabetes o que sufrieron trastornos de presión arterial alta durante el embarazo, tienen un mayor riesgo de presentar autismo.

Aunque previamente se ha relacionado el autismo con la diabetes tipo 2 y con la diabetes gestacional, una afección temporal en la que una mujer desarrolla diabetes durante el transcurso de su embarazo, este nuevo estudio confirma estos riesgos y amplía el vínculo con la diabetes tipo 1.

Al analizar los registros médicos de 419.425 niños nacidos en hospitales del sur de California entre los años 1995 y 2012, los autores del estudio encontraron que 621 niños nacieron de mujeres con diabetes tipo 1. Entre los 5.827 niños que posteriormente fueron diagnosticados con autismo, 19 tenían madres con diabetes tipo 1.

Los investigadores estiman que los niños nacidos de mujeres con diabetes tipo 1 tienen más del doble del riesgo promedio de autismo. La diabetes tipo 2 aumenta el riesgo en aproximadamente un 45 por ciento y la diabetes gestacional antes de la semana 27 de embarazo en un 30 por ciento. No se observó ningún efecto sobre el riesgo de autismo en la diabetes gestacional una vez superado ese umbral.

En lo que a trastornos hipertensivos durante el embarazo se refiere, investigadores de la Universidad College Cork en Irlanda realizaron una revisión sistemática, afin de evaluar la asociación entre las alteraciones de la presión arterial y el resultado del neurodesarrollo en la descendencia.

Los investigadores revisaron 61 informes sobre el vínculo entre el autismo, el trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH) y otras afecciones del desarrollo, y los tipos de presión arterial alta, incluida la preeclampsia, una complicación del embarazo que involucra la hipertensión arterial.

Luego de combinar los resultados de 11 estudios más rigurosamente enfocados en el autismo, los investigadores encontraron que las mujeres con cualquier tipo de presión arterial alta durante el embarazo, tienen un 35 por ciento más probabilidades de tener un niño con autismo.

En general, los resultados del estudio sugieren que los niños cuyas madres tuvieron preeclampsia, tienen un 50 por ciento más de riesgo de autismo que los controles. Estudios previos no han relacionado consistentemente el  autismo con la preeclampsia, pero los nuevos hallazgos solidifican esta conexión.

Adicionalmente, los autores del estudio encontraron que la presión arterial alta durante el embarazo también aumenta el riesgo de TDAH en un 29 por ciento.

Los investigadores señalan que los hallazgos resaltan la necesidad de tener una mayor vigilancia pediátrica en los bebés expuestos a trastornos hipertensivos, a fin de permitir una intervención temprana que pueda mejorar el resultado de su desarrollo neurológico.

Referencias:

Maternal Type 1 Diabetes and Risk of Autism in Offspring. JAMA, 2018. https://doi.org/10.1001/jama.2018.7614

Association of hypertensive disorders of pregnancy with risk of neurodevelopmental disorders in offspring: a systematic review and meta-analysis. JAMA Psychiatry, 2018. https://doi.org/10.1001/jamapsychiatry.2018.0854

Más en TekCrispy