Un nuevo estudio revela que los cerebros de personas con mayor coeficiente intelectual tienden a tener menos, pero más eficientes conexiones neuronales. Los investigadores encontraron que, cuanto más inteligente es una persona, menos dendritas tiene en su corteza cerebral.

Para llegar a tal conclusión, los investigadores realizaron pruebas de coeficiente de inteligencia y tomaron imágenes cerebrales de 259 participantes, incluyendo tanto hombres como mujeres.

Las pruebas proporcionaron una medida de la inteligencia de cada participante, mientras que las imágenes de dispersión de orientación y densidad de neuritas, revelaron la cantidad de dendritas, o conexiones neuronales, en el cerebro de cada participante.

Al analizar los datos de imágenes con los puntajes de las pruebas, los investigadores encontraron que los participantes con habilidades analíticas más altas, no sólo tenían más células cerebrales, sino que también tendían a tener menos ramificaciones entre las neuronas en su corteza cerebral.

Seguidamente, los autores del estudio recurrieron a una base de datos de casi 500 mapas neuronales del Proyecto Human Connectome, y encontraron el mismo patrón de mayor coeficiente de inteligencia y menor interconectividad.

Los nuevos hallazgos proporcionan una explicación de los resultados contradictorios recopilados en la investigación de inteligencia hasta la fecha. Por un lado, se había determinado previamente que las personas inteligentes tienden a tener cerebros más grandes.

Sin embargo, otros estudios han demostrado que, a pesar de su número comparativamente alto de neuronas, los cerebros de personas inteligentes mostraron menos actividad neuronal durante una prueba de coeficiente intelectual, en comparación a los cerebros de individuos menos inteligentes.

Esta observación ha llevado al desarrollo de la hipótesis de eficiencia neuronal, la cual sugiere que el poder analítico de los grupos de células nerviosas no se enfoca en presionarlas más, sino de conectarlas de una manera que minimice el esfuerzo.

Los autores del estudio señalan que, en lo que se refiere a la inteligencia, más que la cantidad de neuronas, lo que realmente importa es la eficiencia con la que se comunican las células cerebrales.

Al haber menos conexiones dendríticas, hay menos “ruido” en el cerebro y la señal es más pura. Además, un menor número de dendritas también consume menos energía, por lo tanto, es un cerebro más eficiente.

Los resultados de la investigación ayudarán a desentrañar el misterio de cómo un sistema nervioso simplificado hace un mejor trabajo para resolver problemas.

Referencia: Diffusion markers of dendritic density and arborization in gray matter predict differences in intelligence. Nature Communications, 2018. http://dx.doi.org/10.1038/s41467-018-04268-8

Más en TekCrispy