House Of Cards

Desde que blockchain se erigió como la primera tecnología disruptiva capaz de garantizar total nivel de descentralización y transparencia en relación al manejo de datos, diversos sectores de la economía comenzaron a interesarse por desarrollar productos y servicios basados en la cadena de bloques.

Uno de estos sectores ha sido el educativo, sobre todo en relación a la falsificación de documentos como los certificados y títulos de graduación, que se ha convertido en un mal recurrente durante los últimos años. Algunas instituciones han comenzado a utilizar blockchain para registrar diplomas universitarios, y una de ellas ha sido el conocido Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT, por sus siglas en inglés).

Ahora, la Universidad de Cagliari, en Italia, quiere seguir este camino, al utilizar un sistema basado en la blockchain de Ethereum para garantizar la autenticidad de los títulos universitarios. Según la prensa local, esta tecnología será aplicada en principio a los graduados de la carrera de Informática, pero luego se extenderá a la totalidad de programas de grado de la institución.

Pese a que muchas personas afirman que el formato en papel de los títulos universitarios no vale la pena, contar con este documento es aval de prestigio y muy probablemente de contar con buen empleo. De hecho, la falsificación de estos títulos es un problema aún, por lo que Cagliari ha creado un sistema basado en blockchain que emite documentos digitales certificados inmutables, es decir, no pueden alterarse.

En este sentido, los graduandos contarán con una firma digital registrada en la cadena de bloques, que posteriormente será comparada con el documento físico para garantizar que se trata de un certificado auténtico. Todo lo que necesitará un posible empleador para verificar la validez del documento es acceso a Internet y al archivo específico que estará registrado en la blockchain.

Se espera que este tipo de métodos de verificación de títulos universitarios se siga extendiendo entre las diversas instituciones educativas de todo el mundo, ya que la evidencia ha demostrado que la adopción de esta tecnología es imparable en cada sector de la economía.