La Comisión de Inglaterra y Gales –un organismo gubernamental independiente que sugiere reformas de ley– reveló que se encuentra investigando el potencial de los contratos inteligentes en un contexto legal.

El comunicado se dio tras el reporte anual del Reino Unido, en el cual se describe el potencial que los contratos inteligentes y la tecnología blockchain a nivel legislativos y de contratos legales. En este sentido, el reporte señala lo siguiente:

Se espera que el uso de contratos inteligentes para ejecutar contratos legales aumente la eficiencia en las transacciones comerciales y se sugiere que el uso de la tecnología blockchain aumentará la confianza y la certeza de los usuarios.

Asimismo, las autoridades enfatizan la importancia que “los tribunales y legislaciones inglesas permanezcan como una opción competitiva para las empresas y que las leyes sean suficientemente flexibles y certeras, a fin de lograr que las propuestas sigan un rumbo seguro y se lleven a cabo”.

Cabe destacar que esta investigación surge en un período de cambios en la Comisión inglesa, especialmente tras el pasado diciembre del 2017, en donde se plantearon varios aspectos que hay que considerar:

Hay preguntas sobre cómo esta característica (contrato inteligente) interactuaría con los conceptos de la ley contractual, como los términos implícitos o los contratos que se considerarán nulos desde el principio. También hay preguntas sobre la ley de protección de datos.

Hay que aclarar, además, que el pasado mes de abril, tres de las cinco firmas élites del Reino Unido se unieron al ‘Accord Project’, que pretende establecer estándares para la industria descentralizada en cuanto a los contratos inteligentes.

Este es un gran paso en el territorio, pues muestra cómo el sector financiero y gubernamental se está aclimatando a la tecnología ledger distribuida, la cual no sólo tiene el potencial de revolucionar la industria financiera, sino cientos de diversos sectores del mercado actual.