Varios miembros de la fuerza policial británica se consagraron como los primeros en el país en confiscar más de $2 millones de dólares en bitcoins (BTC) que descubrieron durante una investigación criminal.

Los acontecimientos dieron inicio en abril del 2017, cuando las autoridades fueron llamadas a acción tras el supuesto secuestro del individuo conocido como Sergejs Teresko.

Al llegar a la localidad descubrieron la instalación de una fábrica de cánnabis, tras lo cual sentenciaron a Teresko a un mínimo de 9 años y tres meses en prisión, sumado a cargos por extorsión y cultivo de sustancias ilegales.

Lo que no sabían las fuerzas policiales era que Teresko poseía sus fondos lavados en criptomonedas almacenados en una cartera digitales, cuya llave encontraron las autoridades en el departamento que allanaron.

Los fondos equivalían a 295 BTC o $2 millones de dólares; y luego de una audiencia este jueves 19 de julio, se les permitió a los miembros del cuerpo policial su intercambio a libras esterlinas y su utilización para fines propios del departamento de policías.

De acuerdo con el inspector de la Unidad de Crímenes Financieros, Matthew Durkin:

Parece que Teresko era miembro de un grupo de crimen organizado, por lo que los bitcoins hallados fueron sólo un método de blanqueo de capitales para desviar la atención de las autoridades. Espero que esto envíe un mensaje claro a los delincuentes que usan bitcoins para financiar actividades ilegales; no es tan anónimo como creen, podemos rastrearlos y procesarlos. Este es un logro innovador y estamos muy orgullosos de ser la primera fuerza policial del Reino Unido en haberlo logrado.

Las pruebas internacionales de crímenes en torno al tema han promovido un movimiento regulatorio a nivel mundial en contra del mercado con criptomonedas; muchos gobiernos y entidades bancarias advierten constantemente a los ciudadanos sobre los riesgos de esta herramienta financiera para la seguridad y estabilidad del comercio tradicional.