Esto es lo que encontraron dentro del misterioso sarcófago negro de Alejandría. Créditos: Reuters.

Recientemente un grupo de arqueólogos del Ministerio de Antigüedades de Egipto que estaba inspeccionando un área de tierra en el distrito Sidi Gaber, descubrió un misterioso sarcófago negro de granito en Alejandría, Egipto, que data de tiempos posteriores a la conquista de Alejandro Magno, en el año 332 a.C.

Tras este descubrimiento se formó un gran debate; algunos alegaban que debía abrirse el sarcófago, mientras que otros se negaban a la idea, puesto que consideraban que, al abrirlo, se desataría una maldición que pudiese acabar con el mundo.

Independientemente de todo esto, hace poco fue abierto el sarcófago. Sin embargo, no se encontraron ni tesoros ni maldiciones, sino tres esqueletos normales, que se presume pertenecen a soldados, bañados en un líquido rojo.

Momento en el que abren el misterioso sarcófago negro. Créditos: EPA

De hecho, para el momento existe una petición en Change.org para que se permita que las personas beban el líquido con el objetivo de que la gente asuma los poderes que allí se depositan, supuestamente.

Más allá de esta curiosidad, los expertos aseguran que este líquido proviene de aguas residuales que penetraron de alguna forma al sarcófago durante los 2.000 años que ha estado enterrado.

¿Qué hay en el interior de este misterioso sarcófago?

En el sarcófago se encontraron tres esqueletos bañados en un líquido rojo. Créditos: AFP/GETTY IMAGES

En líneas generales, el sarcófago en cuestión es el de mayor tamaño encontrado en Alejandría, con 9 pies de largo, 5 de ancho y 6 de alto y, aparentemente nunca había sido abierto desde que fue enterrado.

Cuando se descubrió, hubo muchas especulaciones en torno a que contenía los restos de Alejandro Magno, sin embargo, esto no parece ser muy cierto. Junto a las aguas residuales, los arqueólogos encontraron los restos de tres esqueletos que aparentan ser de soldados, según el Ministerio de Antigüedades de Egipto.

Aún están en marcha los análisis de los restos esqueléticos, sin embargo, los resultados preliminares sugieren que uno de los individuos encontrados en el sarcófago fue víctima de un flechazo.

Para el momento, solo se ha encontrado un hombre de alabastro cerca del sarcófago, no obstante, no se han encontrado inscripciones u obras de arte dentro o fuera de este ni se tiene claro qué artefactos fueron enterrados junto a los esqueletos.

En torno a esto, quedan aún muchos misterios por develar; por ejemplo, aún queda por descubrir la identidad de estas personas, la causa de su muerte y las razones por las cuales fueron enterrados en esta instalación.

Adicionalmente, los científicos desean identificar el origen de este misterioso líquido rojo que rodea los esqueletos, pero sugieren que es posible que cualquier objeto colocado en el sarcófago puede haber sido destruido por estas aguas residuales.

Finalmente, los arqueólogos trabajan con la idea de que en el antiguo Egipto, los sarcófagos solían reutilizarse, retirando los cuerpos de sus antiguos ocupantes y colocando otros, por lo que no sería una sorpresa si la identidad de los ocupantes actuales de este sarcófago continúa siendo desconocida por un tiempo.

Mientras tanto, el antiguo sarcófago fue transferido al Museo Nacional de Alejandría para su conservación y estudios posteriores.

Referencia: Quackenbush, C. (2018). Here’s What Archaeologists Found Inside Egypt’s Mysterious 2,000-Year-Old Sarcophagus. Time