Para el año 2015 existían mas de 400 millones de personas diagnosticadas con diabetes y 17,5 millones pacientes con cáncer. Sobre esto, de acuerdo a un estudio reciente, las personas con diabetes tienen un mayor riesgo de padecer cáncer, especialmente las mujeres.

En estudios previos, se ha observado una relación entre la diabetes y la probabilidad de padecer cáncer, sin embargo no se había estudiado la influencia del género sobre este fenómeno.

La investigación se desarrolló en torno a un meta-análisis; para hacerlo, se eliminaron estudios que giraban en torno a un solo género y que no se ajustaban a los rangos se edad. Posteriormente se analizó la información de más de 19 millones de personas con diabetes tipo 1 o tipo 2, participantes de más de 100 estudios y bases de datos.

De esta manera, se encontró que las mujeres diagnosticadas con este trastorno metabólico, tenían un 27% más de probabilidades de padecer cáncer; por su parte, los hombres diabéticos tenían un 19% más de riesgo de ser diagnosticados con cáncer.

Al comparar ambos géneros, se descubrió que las mujeres con diabetes tenían un 6% más de probabilidades de sufrir de cáncer que los hombres con la misma enfermedad. De acuerdo a Toshiaki Ohkuma, el autor principal e investigador de la División Renal y Metabólica, del Instituto George para la Salud Global, en Australia:

“Dada la epidemia de diabetes y cáncer, es importante que las mujeres con y sin diabetes, además de los proveedores de atención medica, sean consciente de que existe un mayor riesgo de padecer de cáncer cuando se tiene esta enfermedad, de forma que sea posible la prevención desde el inicio y durante el progreso de la diabetes”.

Por su parte, cuando se analizaron los distintos tipos de cáncer, se observó que en comparación con los hombres diabéticos, las mujeres con diabetes tenían un 11% más de riesgo de ser diagnosticadas con cáncer de riñón, un 13% más de cáncer en la cavidad bucal, un 14% más de posibilidades de padecer cáncer de estomago y un 15% más de probabilidades de padecer leucemia.

No obstante, los hombres con diabetes mostraron un 12% más de probabilidades de desarrollar cáncer en el hígado que las mujeres.

Si bien no se sabe con certeza por qué ocurre esto, los investigadores sugieren que los niveles los altos niveles de glucosa en sangre pueden ocasionar daños en el ADN, haciendo que las personas sean más susceptibles al cáncer.

Sobre esto, según Ohkuma, las mujeres pasan más tiempo que los hombres en la etapa prediabética, caracterizada por altos niveles de glucosa en sangre que no llegan a ser lo suficientemente elevados como para diagnosticar la diabetes, lo que impide un tratamiento adecuado.

En la misma línea, de acuerdo a una investigación previa, las mujeres tienen menos probabilidades que los hombres de tomar los medicamentos necesarios para controlar la enfermedad.

En síntesis, al pasar más tiempo sin controlar adecuadamente sus niveles de glucosa en sangre, el ADN de las mujeres puede estar sufriendo daños mayores, lo que aumenta las probabilidades de que desarrollen cáncer en algún momento de sus vidas.

Sin embargo, antes de sacar conclusiones precipitadas, es necesario que se estudien otros factores que pudiesen estar relacionados con el cáncer y la diabetes en las mujeres, tales como el proceso de embarazo, la menopausia y las terapias de reemplazo hormonal.

Lo mejor que podemos hacer hasta ahora es promover mejores métodos de control de la glucosa en sangre, el diagnóstico temprano, modificaciones del estilo de vida y tratamientos adecuados para evitar cualquier padecimiento de salud adicional.

Referencia: Sex differences in the association between diabetes and cancer: a systematic review and meta-analysis of 121 cohorts including 20 million individuals and one million events, (2018).  https://doi.org/10.1007/s00125-018-4664-5

Más en TekCrispy