Con motivo de una mesa redonda en el Foro de Seguridad de Aspen, en Estados Unidos, Tom Burt, vicepresidente corporativo de seguridad y confianza del cliente de Microsoft, aseguró que las campañas de tres candidatos al Congreso durante las elecciones de este año fueron blanco de un intento de ataque de phishing similar a los que fueron dirigidos a la campaña de Hillary Clinton en las elecciones presidenciales de 2016.

El alto ejecutivo no ofreció mayores detalles sobre los candidatos que fueron objetivo para los hackers, y afirmó que ningún individuo fue afectado. Sin embargo, aseguró que los métodos utilizados por los delincuentes son similares a los utilizados por los agentes rusos descritos en el informe del asesor especial Robert Mueller, encargado de llevar el caso de los ataques a Clinton.

Según Burt, las posiciones privilegiadas de los candidatos en cuestión les convirtieron en un blanco interesante para los hackers desde el punto de vista del espionaje y la influencia electoral. Ahora bien, con respecto al método de ataque, los hackers intentaron registrar dominios web falsos de Microsoft para que hicieran las veces de página de inicio para realizar los ataques de phishing. Sin embargo, Microsoft los eliminó y trabajó con el gobierno federal para bloquear estos ataques.

Microsoft está trabajando en un Modo Alto Contraste y Native Caret para el nuevo Edge Chromium

Estos métodos fueron similares a los utilizados en 2016, pese a que la compañía de Redmond no pudo asegurar con seguridad que se trataba de un ataque ordenado por el gobierno ruso. Para Microsoft, identificar estos intentos de ataque se ha convertido en una prioridad, incluso armándose con una estrategia legal que le permitirá tener control total de los dominios falsos.

Por su parte, Jeanette Manfra, secretaria adjunta de Seguridad Nacional, afirmó que a pesar de que han aumentado de manera preocupante los intentos de hackeo por parte de estados extranjeros, no hay indicios de que esto haya ocurrido con la infraestructura electoral del país, o al menos no en el nivel de hackeo que ocurrió durante las elecciones de 2016, donde existe evidencia de que el triunfo de Donald Trump estuvo respaldado por métodos ‘no democráticos’.

Más en TekCrispy