El fabricante chino de móviles Huawei, ha sido durante un largo período de tiempo objeto de acoso por parte de la administración Trump, por sus aparentes nexos con el Gobierno de China que se traducirían en prácticas de espionaje en suelo norteamericano al contar con acceso a las redes de telecomunicaciones norteamericanas.

De hecho, existe una investigación a la empresa desde 2016 por el envío de productos a Irán desde EE.UU, algo que está prohibido por el bloqueo comercial que mantiene el dicho gobierno al país islámico. Además, EE.UU ha prohibido la venta de los dispositivos de Huawei en sus bases militares por sospechas similares sobre espionaje chino.

Ahora, Gran Bretaña, un país que políticamente es ‘amigo’ de Washington, ha mostrado una postura similar contra el gigante tecnológico chino, asegurando que sus redes de telecomunicaciones están expuestas a mayores riesgos de seguridad debido a las carencias técnicas de Huawei.

La información se conoció a través de una exclusiva de Reuters, donde se asegura que un informe de la agencia británica de espionaje GCHQ, revela sus deseos de intensificar el debate sobre el espionaje de Huawei Technologies, debido a que altos funcionarios de seguridad de la nación sólo podrían ofrecer garantías limitadas de que las operaciones de la empresa no representan una amenaza para la seguridad nacional.

Fuentes vinculadas al caso dijeron a la agencia de noticias que han identificado deficiencias en la infraestructura técnica de Huawei, lo que se traduce en nuevos riesgos para las redes de telecomunicaciones del Reino Unido y desafíos a largo plazo para mitigar estas amenazas de seguridad.

Por su parte, Huawei afirmó que su informe de seguridad informática fue supervisado por las autoridades, y donde aparentemente todo funcionaba bien, con excepción de algunas mejoras en sus procesos de ingeniería, pero no ha sido encontrada ninguna vulnerabilidad grave en sus equipos. Además, se autodefinió como una compañía privada que no está bajo el control del gobierno chino ni sujeta a las leyes de seguridad del país asiático en el extranjero.

El informe de seguridad informática de Huawei es producido por el HCSEC, creado por Huawei en 2010 a raíz de las preocupaciones del gobierno británico sobre amenazas de seguridad en la infraestructura informática de la compañía. De hecho, el HCSEC trabaja con la agencia de seguridad británica y la junta de supervisión anualmente para abordar cualquier problema. Sin embargo, es la primera vez que un informe arroja preocupaciones de este tipo.

Más en TekCrispy