James Mangold, el director de ‘Logan’,  expresó a través de su cuenta de Twitter lo difícil que es ser el director de una saga de renombre en Hollywood, comparando el reto con escribir un capítulo de la Biblia.

Y es cierto que la sección de haters en las redes sociales y blogs puede llegar a ser un tanto tóxica, no solo en el caso de las películas, sino también para las series y los videojuegos.

“El punto de escribir y dirigir grandes franquicias se ha convertido en el equivalente emocional de escribir un nuevo capítulo de la Biblia (con el posible daño de ser apedreado y que te llamen blasfemo)”, escribe el director en su perfil.

Los riesgos del fanatismo van más allá de una simple crítica hiriente. También puede llegar a afectar la opinión que tanto directores como actores pueden llegar a tener sobre sus carreras profesionales. El caso de la fanaticada de Star Wars es bastante particular, pues puede llegar a ser una de las más duras y críticas en la industria.

Crea mosaicos a partir de tus películas favoritas con Movie Print

Fanatismo tóxico

En el caso de Rian Johnson, director de ‘The Last Jedi’, tuvo que desactivar los comentarios en su Instagram por la cantidad de insultos y ataques que recibía por la fanaticada. De la misma película, Kelly Marie Tran fue tan criticada y acosada a través de sus redes por su papel de Rose Tico, que se vio en la triste tarea de eliminar sus fotografías y publicaciones personales.

Algunas personas han llegado pedir el despido de la presidenta de Lucasfilm, Kathleen Kennedy. Sin embargo, algunas de estas críticas han llegado más lejos. Hace unas semanas, el actor que interpretó a Jar Jar Binks, Ahmed Best, confesó que había intentado suicidarse por las fuertes críticas que recibió por su participación en ‘La amenaza fantasma’.

En una entrevista, el actor contó que recibió amenazas de muerte por internet. “Había gente que me decía ’destruiste mi infancia’. Es difícil para un chico de 25 años escuchar eso”, dijo Best. Tran también obtuvo comentarios similares, con los que los fanáticos la acusaban de haberles arruinado su saga favorita.

Que algo no nos guste es normal, lo que no está bien es decirlo de manera incorrecta. El internet permite que muchos de estos supuestos críticos se escuden bajo un anonimato que no siempre es para hacer el bien.

Más en TekCrispy