Existen dos tipos de colesterol, uno que se considera perjudicial, llamado colesterol de baja densidad (LDL) y colesterol de densidad alta (HDL), el cual se considera saludable.

No obstante, parece ser que en las mujeres, los factores posmenopáusicos pueden influir de forma negativa en las cualidades protectoras del corazón de este tipo de colesterol.

Calendario Menstrual, la app más completa que hará un seguimiento a tu ciclo y evitará los olvidos

De acuerdo a una investigación auspiciada por la Escuela de Graduados de Salud Publica de la Universidad de Pittsburg, este tipo de colesterol no implica necesariamente menos riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares cuando se trata de mujeres mayores.

Sobre esto, Samar R. El Khouday, un Profesor Asociado del Departamento de Epidemiologia de Pitt Public Healt:

“Este estudio confirma nuestro trabajo previo en un grupo diferentes de mujeres y sugiere que los médicos necesitan observar más de cerca el colesterol HDL en mujeres a partí de la mediana edad, pues no siempre resulta protector tal como se pensaba en el pasado; de hecho, pudiese estar enmascarando riesgos cardiovasculares significativos”.

Para afirmar esto, los investigadores estudiaron a 1.138 mujeres con edades de entre 45 y 84 años que estaban inscritas en el Estudio Multiétnico de Ateroesclerosis, que esta patrocinado por el Instituto Nacional del Corazón, Pulmón y Sangre.

Entonces, tras evaluar a la muestra de mujeres, los investigadores sugieren que las medidas tradicionales de colesterol HDL, que se considera bueno, no representa realmente una descripción precisa del riesgo de enfermedades del corazón para las mujeres luego de la menopausia.

En este sentido, al pasar por este proceso, las mujeres están sujetas a muchos cambios que van desde el nivel fisiológico, hasta lo sexual y lo metabólico, lo que le hace pensar a los autores que, al disminuir el estrógeno, una hormona sexual femenina que tiene funciones cardioprotectoras, se desencadena inflamación crónica, lo que altera la calidad de las partículas de HDL.

Específicamente, fueron analizadas dos mediciones específicas de este tipo de colesterol para saber que no siempre cumple su función protectora en esta población. Fue observado el número y el tamaño de las partículas de HDL y del colesterol total transportado por esto.

Al hacerlo se encontró una nociva relación entre niveles altos de partículas grandes de HDL y los riesgos de sufrir ateroesclerosis en mujeres que ya habían pasado por la menopausia.

Esto puede explicarse teniendo en cuenta que a esa edad, la calidad del colesterol se reduce, aumentando las posibilidades de desarrollar alguna enfermedad cardiovascular. Sin embargo, a medida que se alejan de la transición, es decir, cuando la menopausia se va quedando cada vez más atrás en el pasado, su calidad se restablece, por lo que el colesterol vuelve a cumplir su función protectora.

En atención a esto, El Khoudary concluye que es necesario que se realicen más estudios para comprender los mecanismos biológicos que contribuyen a este cambio de calidad del colesterol bueno; además, sugiere a los médicos de cabecera estar al tanto de esto cuando deban atender a alguna mujer que transite recientemente la menopausia.

Referencia: HDL (High-Density Lipoprotein) Metrics and Atherosclerotic Risk in Women, (2018). https://doi.org/10.1161/ATVBAHA.118.311017

Más en TekCrispy