Las nuevas casas de cambio de criptomonedas están reflejando volúmenes de operaciones demasiado altos para su poco tiempo en este sector, apareciendo incluso por encima de las exchanges ya establecidas.

Crypto Exchange Ranks, una firma que recopila datos de código abierto de las API de las casas de cambio, ha publicado un informe donde acusa a CoinMarketCap de inflar los volúmenes de operaciones de algunas exchanges nuevas en el mercado para promover su visibilidad en la comunidad.

Los investigadores hicieron cálculos en relación a estas cifras inusuales, comparando las estadísticas de las visitas con los volúmenes de varias casas de cambio que aparecen en CoinMarketCap. Durante las últimas semanas, exchanges como BigOne, BCEX y sobre todo, BitForex, han aumentado sus índices de operaciones, lo que ha levantado sospechas sobre una posible estrategia de marketing donde se le paga a CoinMarketCap para que refleje volúmenes exagerados en su sitio.

De hecho, cuando se realizó el análisis a BitForex, se evidencia que esta exchange tiene un pequeño número de usuarios, sin embargo, sus volúmenes de operaciones duplican o triplican a casas de cambio ya establecidas. Los investigadores encontraron:

De los números que recibimos, vemos que la cantidad de usuarios de BitForex es de 29,000. A su vez, Kucoin tiene 899,000 usuarios únicos. Kraken tiene 666 mil usuarios únicos. El número de usuarios únicos de KuCoin es 30 veces mayor que el de BitForex, y el número de usuarios únicos de Kraken es 30 veces mayor.

De hecho, BitForex apenas supera los 2,000 seguidores en Twitter, mientras que otros negocios similares muestran cientos de miles, lo que se traduce en una cantidad orgánica de seguidores muy pequeña en comparación con sus abrumadoras cifras de negociación en CoinMarketCap. Estos altos volúmenes han propiciado altas calificaciones para la casa de cambio en Coinmarketcap, y evidentemente, más tráfico hacia la exchange.

Pese a ello, los investigadores consideran que este tráfico no es orgánico, acusando a BitForex de forjar los volúmenes de negociación para mantenerse en el top de la clasificación y llamar la atención de los inversionistas, tal y como si se estuviese pagando por publicidad. De momento, la casa de cambio no se ha pronunciado al respecto.