De acuerdo a un estudio reciente, las personas diagnosticadas con Trastorno Bipolar deberían evitar el consumo de pepperoni, salami y otros embutidos, además de carnes curadas secas si lo que quieren es disminuir los riesgos de desarrollar manía, un estado de ánimo extremadamente eufórico en los que las personas experimentan altos niveles de energía, lo que puede desencadenar confusión y pérdida de conexión con la realdad.

No obstante, es necesario tener ciertas reservas al tomar estos resultados como definitivos, pues, hasta el momento, solo se han encontrado asociaciones entre el consumo de carnes como el pepperoni y el desarrollo de la manía.

Como sabemos, las correlaciones, que implican la asociación entre variables, no implican relaciones de causalidad. Veamos el origen de estos resultados.

Al revisar este planteamiento, se observa que se deriva de tres investigaciones realizadas por investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad Johns Hopkins, junto al Sistema de Salud Sheppard Pratt, ubicados en Baltimore.

En una primera investigación, se observó que al llenar los datos de la historia clínica de pacientes psiquiátricos que serían ingresados a hospitalización, las personas que padecían un episodio maníaco asociado al Trastorno Bipolar respondían afirmativamente con mayor frecuencia la pregunta respecto a si habían consumido carnes curadas, como el salami y el pepperoni alguna vez.

Al comparar la cantidad de personas que respondían afirmativamente, los investigadores descubrieron que de los 1.000 pacientes entrevistados, las personas con trastorno bipolar tenían una probabilidad 3,5 veces mayor de decir que si habían consumido este tipo de carnes, que personas diagnosticadas con otros trastornos psiquiátricos.

Cuando se dieron cuenta de esta tendencia, decidieron hacer un seguimiento a fin de ver si podían replicar los resultados. Por lado tanto, le preguntaron a otras 40 personas en relación a sus síntomas psiquiátricos, además respecto a la ingesta de carnes curadas, por lo que encontraron resultados similares.

Por último, en la tercera investigación decidieron evaluar cuales eran los ingredientes del pepperoni y otras carnes curadas que causaban manía. Por tanto, alimentaron a un grupo de ratas con carnes de este tipo y observaron cual ingrediente era el causante de la hiperactividad.

En este punto, vale acotar que la hiperactividad en ratas no es equivalente a la manía en los pacientes bipolares, sin embargo, los científicos decidieron emplear este indicador puesto que les pareció el comportamiento más similar.

De esta manera, se observo que los conservantes de nitrato presentes en el salami, el pepperoni y demás embutidos parecen aumentar los niveles de hiperactividad en las ratas, lo que les hace inferir que estos mismos ingredientes pueden jugar un rol similar en la manía de los seres humanos.

Sobre esto, de acuerdo al Doctor Bob Yolken, un Profesor de Pediatría de la mencionada institución, plantea:

“Hay razones para sospechar que los nitratos pueden afectar la función del cerebro humano en función de su similitud química con ciertos químicos cerebrales”.

A pesar de ella, Kellie Tamashiro, una Profesora Asociada de Psiquiatría y Ciencias Conductuales de ese mismo centro, que formó parte de este conjunto de investigaciones plantea que es necesario tener cuidado con los resultados, puesto que las ratas distan mucho de ser los análogos perfectos para los seres humanos, por lo que lo encontrado con las ratas alimentadas con pepperoni, pudiese no ocurrir en las personas.

Además, existen otras razones para mantener reserva en cuanto a los resultados. En primer lugar se trata de una investigación de un nivel exploratorio muy básico en la que las probabilidades de obtener falsos positivos son altas.

De hecho, en la investigación original, la pregunta acerca de haber comido carnes curadas alguna vez resulta demasiado vaga y la muestra de personas a partir de la que se derivó el resto de estudios resulta muy pequeña como para llegar a conclusiones certeras.

Por tanto, pueden estar tranquilos los amantes del pepperoni, pues si bien la investigación abre las posibilidades en torno a más estudios respecto al tema en el futuro, no es necesario ser víctima del pánico por estos resultados preliminares.

Referencia: Nitrated meat products are associated with mania in humans and altered behavior and brain gene expression in rats, (2018). https://doi.org/10.1038/s41380-018-0105-6

Más en TekCrispy