Gracias al lente del Very Large Telescope, perteneciente al Observatorio Europeo Austral en Chile, ahora podemos gozar de unas increíbles imágenes de Neptuno, capturadas desde el planeta Tierra.

Imagen capturada de Neptuno gracias a la actualización del Very Large Telescope. Créditos: ESO/P. Weilbacher (AIP)

Claro que hay imágenes de mayor calidad de este planeta, tomadas por Voyager 2 en 1989; sin embargo, en la actualidad no hay ninguna nave espacial que esté orbitando alrededor de Neptuno.

En este sentido, gracias a una actualización del telescopio antes mencionada, podemos disfrutar de imágenes tan nítidas como las tomadas por el Hubble, un telescopio que orbita la Tierra.

Comparación de la imagen capturada con el Very Large Telescope y una tomada con el Hubble. Créditos: ESO/P. Weilbacher (AIP)

El Very Large Telescope consiste en cuatro telescopios con espejos de 8,2 metros ubicados en el desierto de Atacama, al norte de Chile.

Este es el Very Large Telescope, ubicado en el desierto chileno.

Gracias a esto los científicos del observatorio publicaron las primeras imágenes capturadas con tomografía láser, un nuevo modo de óptica adaptativa en su unidad GALACSI que funciona junto con un instrumento espectrógrafo llamado MUSE en uno de los telescopios.

En este sentido, la atmósfera terrestre distorsiona la apariencia de los objetos en el espacio, por eso vemos a las estrellas centellear y los objetos distantes los percibimos difuminados.

Por tanto, para tener buenas imágenes desde el planeta, debemos corregir ese desenfoque, para lo que se necesita un punto de referencia.

Para esto, el Very Large Telescope tiene una instalación que ilumina cuatro láseres brillantes en el espacio, creando una estrella falsa en el cielo nocturno; posteriormente, emplea la falta de definición en el láser para darle información a un espejo controlado por computadora que cambia constantemente de forma corrigiendo los efectos distorsionantes de la atmósfera, logrando así, imágenes más nítidas.

Asimismo, la instalación tiene dos modos de óptica adaptativa: un modo de campo estrecho, que representa con gran precisión pequeños puntos en el cielo, y un modo de campo amplio que captura imágenes de superficies más grandes, pero solo corrige un poco de la distorsión.

Comparación de la imagen tomada tras la implementación de la óptica adaptativa con una capturada sin esta actualización. Créditos: ESO/P. Weilbacher (AIP)

De acuerdo a los científicos, es importante lograr imágenes nítidas de los objetos espaciales para estudiar temas como la composición de los planetas, las estrellas, entre otros, además de su origen.

Entonces, gracias al Very Large Telescope se ha logrado capturar imágenes notablemente nítidas del planeta Neptuno, lo que, gracias a una combinación de nitidez de imagen exquisita junto a las capacidades espectroscópicas de Muse, le hará posible a los astrónomos estudiar las propiedades de los objetos espaciales de forma mucho más detallada que antes.

Finalmente, se expone que los encargados de esta instalación continuarán actualizando sus instrumentos a fin de lograr una resolución cada vez mejor, haciendo que sea posible el estudio de objetos tales como agujeros negros supermasivos, cúmulos globulares, planetas y mucho más.

Referencia: Vernet, J., Bacon, R. y Turner, C. (2018). Supersharp Images from New VLT Adaptive Optics. European Southern Observatory