Un estudio académico publicado por la facultad de leyes de la Universidad de Pennsylvania, revela que, de las 50 ICOs que más dinero recaudaron en dólares estadounidenses en 2017, la mayoría mostraba inconsistencias básicas y no lograron cumplir con todas las promesas declaradas en su Libro Blanco.

La investigación de 104 páginas denominada “capitalismo operados por monedas”, estuvo a cargo de los profesores Shaanan Cohney, David Hoffman, Jeremy Sklaroff and David Wishnick y en ella afirman que la “investigación revelo que muchas ICOs fracasaron en prometer que protegerían al inversor en contra de personas con información privilegiada”.

En el reporte además señalan que para una comunidad que apoya la descentralización y el tecno liberalismo, lo sorprendente es que “una fracción significante de emisores mantenían control centralizado a través de código no divulgado permitiendo modificaciones de las entidades que gobiernan la estructura”.

Para realizar el estudio, los académicos analizaron si los contratos inteligentes y la tecnología de registros distribuidos cumplió con las promesas iniciales de la ICO usando cuatro criterios. Basados en esos criterios, crearon una clasificación en donde evaluaban cada uno del cero al cuatro, con cero siendo que cumplieron todas las promesas y cuatro que había muchas diferencias entre lo que prometieron y la realidad.

De las 50 ICOs, el 60% registró un punto, 16% dos puntos, 2% tres puntos y otro 2% llego a obtener los cuatro puntos. El 20% logro todas las promesas de su libro blanco sin registrar ningún punto. El texto menciona “para resumir: hay diferencias sistemáticas entre el código y el contrato, incluso dentro de proyectos que han atraído significantes inversiones”.

A pesar de los hallazgos, los profesores enfatizan que su investigación no es representativa de todas las ICOs de 2017, que en total llegaron a recaudar USD $3,6 billones. Pero las 50 que ellos analizaron representan un grueso importante de la recaudación con un valor de USD $2,6 billones.

Si bien las ICOs se han visto sumergidas en escándalos y empieza a decaer el optimismo por estas, figuras de la industria de criptodivisas las defienden como una manera legítima de recaudar fondos.