The Defenders

Alabar o criticar las últimas tendencias del mercado es prácticamente una tradición, especialmente entre el círculo más prestigioso de la sociedad o gobierno.

Y como nunca puede faltar una palabra de advertencia, el jefe de la Reserva Federal de los Estados Unidos, Jerome Powell, señaló durante una reunión de Congreso que “sólo los inversionistas que les falta sofisticación podrían prever un alza en el valor del las criptomonedas, lo que los hace pensar que está bien comprarlas, cuando la realidad es otra y no existe tal alza”.

El representante federal también dijo que “las criptomonedas no pueden ser consideradas verdaderas monedas o activos, pues su valor no es intrínseco”.

Esta no es la primera vez que Powell da este tipo de opiniones. El pasado noviembre del 2017 comentó que “las criptomonedas no tienen el poder para desestabilizar la economía, pero a largo plazo es posible que sean de importancia. […] En cuanto a la tecnología de respaldo, la blockchain, en unos años es posible que llegue a ser significativa como aplicación de pagos para wl sector económico mayorista”.

La creciente atención que las monedas digitales han tenido en estos últimos meses no ha sido del todo positiva. Muchos representantes gubernamentales se han dado a la labor de advertir sobre los riesgos que corren los inversionistas al asociarse con las finanzas descentralizadas; mientras otros han tomado posturas más extremas, como vetar el trading o prohibir el establecimiento de acuerdos comerciales con exchanges por parte de instituciones financieras, como es el caso de la India y China, en donde incluso les han impedido a los residentes el intercambiar yuanes por criptomonedas en casas de cambio locales o extranjeras.

Otros defensores de las monedas digitales han tomado la delantera anunciando los beneficios que traen para el mercado moderno y advirtiendo que las medidas regulatorias deberán ir de la mano con su desarrollo y no para detenerlas.

En este sentido, el pasado 4 de mayo, el ministro de finanzas de Luxemburgo, Pierre Gramegna, afirmó que el mercado tiene espacio suficiente para aceptar a las criptomonedas, las cuales, en su opinión, pueden coexistir con el dinero fiduciario.