La privacidad es un aspecto que poco a poco se ha ido revalorizando en la web. Y es que, en los últimos meses el tema de la seguridad y privacidad ha sido muy polémico, porque estamos en lo que podría ser una etapa de transición entre la vieja y ‘nueva’ forma de exposición de nuestra información en internet.

El envío de correos electrónicos siempre ha tenido un carácter privado por ser una acción llevada a cabo entre dos o más personas, pero bajo protocolos diferentes respecto a las aplicaciones de chat en redes sociales, por ejemplo. Durante años las personas han preferido mantener conversaciones por esa vía y todavía las marcas lo usan para propagar su mensaje a posibles clientes.

Pero si quieres enviar correos realmente confidenciales a través de Gmail, uno de los servicios más usados en todo el mundo, entonces debes saber que ahora esta plataforma permite añadir una nueva capa de seguridad a los mensajes a punto de enviar.

¿De qué se trata?

Antes que nada, debemos resaltar que esta novedad en Gmail no supone una configuración compleja de realizar. Tampoco requiere de la descarga de alguna extensión oficial o de terceros, sino que solo se trata de seleccionar una opción a la hora de enviar el email.

Esta opción añade una suerte de protección que otorgará a los correos electrónicos mucha confidencialidad, para que solo pueda ser leído por al destinatario y nada más.

¿Cómo funciona?

 

Cuando redactemos un mensaje y queramos enviarlo, al lado del botón “Enviar” habrá un conjunto de iconos, cuyo elemento final será un candado. Si queremos hacer más seguro el correo, debemos pulsar sobre ese icono para configurar la privacidad del mensaje.

En la ventana que se abrirá podremos cambiar la fecha de vencimiento del correo, es decir, hasta qué día debe estar vigente antes de desaparecer del buzón de entrada del destinatario. Este lapso puede ir desde un día hasta cinco años. No se podrá establecer una fecha personalizada.

También podríamos limitar el acceso al correo mediante el uso de un código de verificación, el cual llegará al smartphone del destinatario para que pueda abrir el correo. Para ello deberás, naturalmente, ingresar el número de la persona.

Guardada la configuración ya podremos dar paso al envío del correo.

Si te equivocas de dirección de correo y quieres cancelar el envío del correo confidencial, podrás hacerlo usando la copia de seguridad que por defecto se crea del mensaje. Allí tendrás que elegir “Eliminar acceso” para evitar que la persona abra el correo. Si te arrepientes de esto, podrás “Renovar acceso”.

No cabe duda que muchos sabrán aprovechar esta nueva y fantástica función de Gmail.