El Banco de Chile ha presentado una denuncia formal por estafa informática contra uno de sus empleados por robar cerca de 500 millones de pesos chilenos (alrededor de US$ 700,000) desde su ordenador laboral.

Según la prensa local, la demanda presentada por la entidad financiera revela que el especialista informático Elías Lillo Sandoval, de 35 años de edad, se dedicaba a conseguir claves de cuentas del banco y posteriormente transfería el dinero a una cuenta de un familiar. De hecho, la última transacción efectuada por el delincuente fue realizada el pasado 24 de mayo, cuando un grupo de hackers de talla internacional robó US$ 10 millones de este banco.

El robo perpetrado por Lillo ocurrió entre mayo del año 2017 y mayo de 2018, sin que ninguno de sus compañeros de trabajo y los directivos lo notara. El dinero robado provenía de una cuenta en dólares que el Banco de Chile dispone para sus transacciones internacionales, según la publicación.

Las primeras pesquisas del Banco de Chile arrojaron que el acusado sustrajo pudo incluso haber extraído una cantidad de dinero mucho mayor, ya que existen operaciones bajo el mismo esquema desde el 2008, lo que sugeriría que la suma total de dinero robado ascendería a los US$ 2,500 millones.

A pesar de ello, los investigadores del banco afirmaron que el robo fue meticuloso, ya que no se ha hallado ningún comprobante de las 243 transferencias, lo que indica que pudieron ser eliminadas del sistema desde que comenzó la operación de estafa en el año 2008.

En el área de informática, a Lillo lo conocían como PCUL5W, el cual era el nombre de usuario que utilizaba en el ordenador de trabajo. Su función como informático del banco se basaba en las operaciones en moneda extranjera hacia el exterior. Sin embargo, sus compañeros comenzaron a notar que sucedía algo y luego de varias sospechas no confirmadas, procedieron a denunciarle.