Los diamantes son los minerales más codiciados y resistentes en el planeta Tierra; asimismo, son un símbolo de lujo y poder que solo las personas más adineradas pueden ostentar.

En este sentido, se sabe que los diamantes están ocultos bajo la superficie de la Tierra, además de encontrarse en lugares tan recónditos como Neptuno, donde periódicamente suelen llover pequeños fragmentos de este mineral.

No obstante, a partir de una investigación, un grupo de científicos sugieren que el interior del planeta Tierra está repleto de la nada despreciable cantidad de diez mil billones de toneladas de diamantes.

La mala noticia es que estos diamantes están totalmente fuera del alcance de la humanidad, pues se encuentran localizados entre 145 y 240 kilómetros bajo la superficie terrestre, en lo que se conoce como las raíces de los cratones, que se conocen por ser secciones de roca de gran magnitud ubicadas bajo las placas tectónicas continentales.

Para la investigación se contó con la participación de científicos provenientes de diferentes universidades alrededor de todo el mundo, quienes se dedicaron a observar el comportamiento de las ondas sísmicas bajo la tierra.

Así, teniendo en cuenta los cambios posibles en estas vibraciones de acuerdo a la composición, la temperatura y la densidad de las rocas, los investigadores se propusieron construir una imagen del interior del planeta.

De esta manera, descubrieron que las vibraciones subterráneas producidas por procesos naturales tales como los terremotos se aceleraban significativamente cuando pasaban por las raíces cratónicas.

En este sentido, la aceleración mayor de lo que los investigadores esperaban, puesto que los cratones suelen tener una menor temperatura, además de una mayor densidad que las estructuras que les rodean, lo que hizo que los científicos alertaran la presencia de posibles diamantes.

Entonces, desarrollaron un modelo tridimensional de las velocidades alcanzadas por las ondas sísmicas al pasar por los cratones para luego crear rocas virtuales que mostraban una combinación de diferentes minerales, a partir de lo que calcularon la velocidad de las ondas sísmicas.

Al hacer esto, llegaron a la conclusión de que la mejor forma de explicar estas velocidades inesperadas era en función de la idea de que entre el 1 y el 2% de las raíces de los cratones se componía de diamantes.

Por su parte, de acuerdo a los investigadores el resto de las raíces en cuestión se compone de peridotita, el tipo principal de rocas que se encuentra en la superficie de la tierra, además de una parte de rocas de la corteza oceánica.

Al respecto, Joshua Garber, un estudiante posdoctoral de la Universidad de California en Santa Bárbara quien fungió como líder del equipo de investigadores, plantea:

“Cuando las ondas sísmicas pasan a través de la Tierra, los diamantes las transmiten con mayor velocidad que otras rocas o minerales que tienen una menor rigidez”.

Finalmente, es necesario acotar que esta explicación no es la única, puesto que no hay certeza total en torno a ella; así, otras investigaciones sugieren que las rocas cratónicas son más frías, lo que implica que son menos rígidas, transmitiendo con mayor velocidad las ondas sísmicas, lo que no se traduce, necesariamente, en que sean de diamante.

No obstante, esta última explicación es poco probable. De cualquier manera, investigaciones como estas permiten aumentar nuestra comprensión respecto a las misteriosas profundidades de nuestro planeta.

Referencia: Sound waves reveal enormous diamond cache deep in Earth’s interior, (2018). https://doi.org/10.1029/2018GC007534