Todos, en algún momento de nuestras vidas, hemos experimentado algún sueño desconcertante. Sin embargo, se ha demostrado que el embarazo se relaciona con la aparición de sueños inquietantes y de gran intensidad, que pueden parecer más extraños que de costumbre y si no, pregúntenle a las embarazadas.

Ninguna mujer escapa de esta realidad. Incluso, la famosa cantante Cardi B, quien recientemente se convirtió en madre, comentó sobre sus experiencias con estos extraños y desconcertantes sueños, explicando que al estar embarazada, sus sueños eran más vividos de lo normal.

Al respecto, investigaciones previas han demostrado que las mujeres embarazadas son más propensas a tener pesadillas y sueños intensos, sobre todo cuando están en el último trimestre del embarazo.

¿Por qué las mujeres embarazadas tienen más pesadillas?

Durante el embarazo, las mujeres reportan una mayor cantidad de pesadillas.

El sueño consta de cinco etapas, de las cuales una, la de los movimientos oculares rápidos, o REM, por sus siglas en inglés, ocupa el 25% del periodo de sueño y es donde se presenta la mayor parte de los sueños que experimentamos.

De acuerdo al Doctor Ryan Donald, un Médico y Profesor Asistente de Medicina del sueño en la Universidad Estatal de Ohio Wexner Medical Center, cuando soñamos, el cerebro se encarga de clasificar activamente las experiencias y emociones recientes, por lo que se cree que los sueños se relacionan con la consolidación de nuestros recuerdos y el procesamiento de información novedosa.

No obstante, cuando el ciclo de sueño se ve interrumpido y nos despertamos durante la etapa REM, aumentan las probabilidades de que recordemos en mayor detalle nuestros sueños.

Así, se ha observado que las mujeres embarazadas suelen experimentar con regularidad estas interrupciones durante el sueño. De acuerdo a la Doctora Julie Levitt, gineco-obstetra e instructor clínico en Northwestern Medicine, en Chicago:

“Los niveles crecientes de progesterona durante el primer trimestre del embarazo pueden desencadenar insomnio, lo cual es bastante frecuente (…) la calidad del sueño se va haciendo más pobre a medida que se acerca el alumbramiento, pues deben levantarse para orinar durante la noche, roncar o sufrir de apnea del sueño”.

En la misma línea, los expertos aseguran que durante el embarazo se puede presentar el síndrome de piernas inquietas, un trastorno que causa un impulso intenso de mover las piernas, dificultando que las mujeres concilien y mantengan su sueño.

En síntesis, las constantes interrupciones del sueño durante el embarazo, aumentan las probabilidades de que las mujeres se despierten durante la etapa REM, lo que hace que las madres reporten sueños que perciben como más inmediatos, intensos y memorables de lo normal.

Adicionalmente, las mujeres durante el embarazo suelen reportar una mayor frecuencia de pesadillas, especialmente en relación a temas como el parto o el cuidado del recién nacido, de acuerdo a una investigación del 2016 en la que fueron encuestadas 406 mujeres embarazadas.

En relación a esto, los expertos aseguran que el embarazo, especialmente a partir del tercer trimestre, representa un periodo de intenso estrés para las mujeres, lo que pudiese explicar el por qué las pesadillas son más frecuentes durante la gestación.

Es decir, durante el sueño, se reviven de forma detallada las preocupaciones y los temores que agobian a las madres, lo que aunado a las interrupciones durante el sueño y a la mala calidad de este, aumenta las probabilidades de que las mujeres experimenten esta situación de forma muy vivida.

Lo importante, concluyen los expertos es saber que se trata de una situación normal que responde al embarazo; sobre esto, recomiendan trabajar las preocupaciones y temores asociados al embarazo de forma que no afecten de forma tan importante la calidad de su sueño.

Referencias:

  1. Sleep disturbance in pregnancy. https://doi.org/10.1016/0002-9378(72)90091-9
  2. Sleep Disorders During Pregnancy. https://doi.org/10.1093/sleep/27.7.1405