Un cuestionamiento latente en todo el mundo con respecto a las elecciones presidenciales de EE.UU radica en su sistema electoral, y es que en este país el candidato que tiene más votos no siempre es el ganador, y eso fue precisamente lo que ocurrió en 2016, cuando Donald Trump se hizo con la victoria por encima de su contrincante política, Hillary Clinton. Esto se debe a los llamados ‘colegios electorales’, un sistema donde el número de delegados electorales es decisivo en el resultado final, más no el número de votantes.

A pesar de que este sistema ha sido catalogado por muchos expertos como anticuado y poco transparente, un informe de Motherboard ha planteado nuevas dudas sobre un elemento que poco se ha mencionado en los medios con respecto al sistema de elecciones en EE.UU: las máquinas de votación.

¿Alguna vez han estado expuestas a la manipulación de datos estas máquinas? Los fabricantes de estos dispositivos juran que no existe manera de que se conecten a Internet. Sin embargo, la publicación asegura que Election Systems and Software (ES&S), el mayor fabricante de máquinas de votación de EE.UU, permitió que un pequeño número de personas, que podrían ser técnicos de la empresa, accedieran de manera remota a sus máquinas de votación desde el año 2000 hasta el 2006.

Anteriormente, la compañía negó a The New York Times que alguna vez haya permitido acceso remoto a sus máquinas, que se suponen que están bloqueadas para cualquier tecnología que esté conectada a Internet, ya que ello crearía una puerta trasera fácil de hackear.

La publicación de Motherboard asegura que la tecnología de acceso remoto que usó ES&S, cuyo nombre es pcAnywhere, tiene una vulnerabilidad que pudo permitir a un hacker acceder al sistema en el que se instaló, como una máquina de votación.

Ya otros expertos como los del Centro Princenton han dicho que todas las máquinas de votación son vulnerables debido a la manera en cómo se introduce la información de la boleta en las máquinas. Sin embargo, el simple hecho de que un fabricante haya tenido este problema durante 6 años aumenta los temores en EE.UU sobre hackeos electorales, y más aún después de la intrusión rusa en las elecciones de 2016.

Asimismo, se conoció que en 2006, cuando las máquinas de EE.UU utilizaban el sistema pcAnywhere, se emitieron el 60 por ciento de todas las boletas de votación del país a través de estas máquinas. Aunque no se reportó evidencia de hackeo en ese momento, los habitantes de estados como Pensilvania se han quedado que estas máquinas alteraron sus votos, es decir, al intentar votar por un candidato, se mostró otro como selección.

Más en TekCrispy