Un reporte reciente del ‘South China Morning Post’ estima que cada vez existen más compañías chinas que registran y asocian sus negocios con la blockchain.

En detalle, en estos últimos 7 meses, más de 4.000 empresas ha sido registradas en conjunto con el nombre ‘Blockchain’, mucho más que en todo el 2017. La mayoría de estas empresas utilizan la versión en idioma mandarín o cantonés de blockchain equivalente a ‘Qukualian’.

De hecho, las cifras registradas el pasado 2017 fueron 555 usando el nombre ‘blockchain’, comparado al 2018 con 3.078 empresas, 817 en los Estados Unidos y el Reino Unido.

No obstante, el furor de China por la tecnología ledger distribuida no se limita a su nombre; 16.600 firmas en el país han enfocado su negocio al desarrollo y adopción de esta tecnología; además, durante el presente año, unas 225 patentes asociadas a la blockchain han sido solicitadas.

Y el entusiasmo no proviene sólo de los consumidores e inversionistas, sino del propio gobierno. En mayo, el presidente Xi Jinping afirmó que “la blockchain es una tecnología de vanguardia que ayudará a posicionar al país como un centro de desarrollos e innovaciones.

Asimismo, comentó en una rueda de prensa que:

Una nueva generación de tecnología representada por inteligencia artificial, información cuántica, comunicaciones móviles, Internet de las cosas y blockchain está acelerando las aplicaciones innovadoras.

No obstante, y pese a la opinión del mercado, desde hace meses el gobierno ha estado estableciendo regulaciones bastante estrictas en cuanto al comercio con criptomonedas y la emisión de ICOs (Ofertas Iniciales en Criptomonedas).

Las autoridades, incluso, vetaron las transacciones con criptomonedas y el intercambio de fíat a monedas digitales por medio de cualquier casa de cambio local y extranjera.

En vista de la aprehensiva situación, cientos de compañías han estado buscando otros territorios a los cuales acudir para establecer sus negocios, como la región autónoma Hong Kong, las Filipinas o países del continente europeo o americano.