Cuando se habla de cáncer, lo primordial es realizar un diagnóstico temprano de la enfermedad, a fin de dar el tratamiento correcto y eliminar las células cancerosas del organismo lo antes posible. Sin embargo, no siempre los métodos son los más eficaces y aún los científicos debaten alternativas para encontrar una mejor forma de detectar esta enfermedad.

La Inteligencia Artificial (IA) ha surgido como una respuesta al problema, y muchos investigadores han creado métodos basados en aprendizaje automático, redes neuronales y algoritmos con el fin de detectar de manera temprana esta enfermedad.

Ahora, un grupo de científicos de la Facultad de Medicina de la Universidad de Stanford considera que los imanes servirían para detectar células cancerosas en el cuerpo, específicamente en la sangre, algo que otros métodos de diagnóstico no han considerado aún.

Los investigadores crearon un cable magnético que podría ser insertado en la vena de una persona con el objetivo de atrapar las células tumorales que han sido magnetizadas por nanopartículas especiales. Aunque el dispositivo no ha sido probado en personas, los investigadores hicieron sus avances en cerdos, donde el cable detectó entre 10 y 80 veces más células tumorales flotantes en la sangre de lo que podría hacerlo una extracción de sangre común y corriente.

Las células tumorales que recoge este cable magnético son conocidas como células tumorales circundantes, las cuales se separan de los tumores y flotan a través del torrente sanguíneo. Cuando se extrae la sangre en búsqueda de estas células, proceso conocido como biopsia líquida, existe posibilidad de que los médicos puedan detectar el cáncer.

Esta técnica podría incluso ayudar a los médicos a evaluar la respuesta de un paciente a tratamientos oncológicos particulares. En el caso de que la terapia esté funcionando, los niveles de las células tumorales en la sangre deberían aumentar a medida que las células mueren y se separan del tumor, cayendo posteriormente mientras el tumor muere.

El estudio fue publicado en la revista Natural Biomedical Engineering, con Sanjiv Gambhir, profesor del Centro Canario en Stanford, como autor principal del estudio. Ahora, Gambhir prepara la técnica para su implementación en humanos, que implica la aprobación de las nanopartículas por parte de la FDA en Estados Unidos.

Referencia: Referencia: An intravascular magnetic wire for the high-throughput retrieval of circulating tumour cells in vivo. Nature Biomedical Engineering (2018). DOI: https://doi.org/10.1038/s41551-018-0257-3

Más en TekCrispy