La semana pasada, informamos sobre la renuncia de la directora de recursos humanos (RRHH) de la compañía Uber, Liane Hornsey, luego de que se inició una investigación sobre su comportamiento con respecto a las acusaciones de discriminación racial que pesan sobre la empresa de transporte.

Hornsey había ocupado el cargo durante 18 meses, tiempo en el que Uber continuó viéndose afectada por diversas denuncias sobre discriminación de género, acoso sexual y racismo, que habían producido la renuncia su anterior CEO, Travis Kalanick.

Ahora, un informe de The Wall Street Journal (WSJ) reveló que Uber está siendo investigado por la Comisión de Igualdad de Oportunidades de Empleo (EEOC, por sus siglas en inglés) de EE.UU, por casos de discriminación de género en relación al pago de los empleados.

Fuentes familiarizadas con el caso revelaron que esta investigación cumplirá un año, momento desde el cual los investigadores de la EEOC han entrevistado a empleados de Uber antiguos y actuales, y solicitando documentación a sus ejecutivos. La presidenta ejecutiva de la compañía, Dara Khosrowshahi, quien tomó el cargo en agosto pasado, prometió hacerse cargo de los escándalos que dejó Kalanick tras sus salida, sin embargo, nuevamente Uber vuelve a ser noticia por estas denuncias.

Los investigadores de EEOC están buscando indicios de que la compañía está incurriendo en faltas a través de sus prácticas de contratación, la aparente disparidad salarial que existe entre sus empleados hombres y mujeres, y otras acciones indebidas que se extienden a la discriminación por el color de piel.

Un vocero de Uber dijo a Reuters que la compañía había realizado cambios significativos para revertir el problema, incluyendo la implementación de una nueva estructura de salarios basada en el mercado actual y una revisión exhaustiva del desempeño de los empleados. Al parecer, la compañía ha publicado informes sobre estos temas para sus empleados.