La Mezquita Shacklewell Lane del Reino Unido se posicionó como la primera en aceptar criptomonedas durante las donaciones del Ramadán, en cuyo período se recaudó un total de 14.000 libras esterlinas en bitcoins (BTC) y Ethereum (ETH) y 3.500 libras esterlinas en fíat.

Cabe destacar que la tradición musulmana exhorta la recolección de donaciones anuales durante el mes sagrado del Ramadán para causas benéficas, acto conocido como ‘Zakat’. “Sólo los pobres quedan exentos, con el resto de la población teniendo que aportar un 2,5% de sus riquezas personales”, comentaron los voceros.

Por su parte, la Mezquita recibió 24 donaciones individuales en criptomonedas provenientes de varias regiones a nivel internacional, siendo la más amplia de 5.200 libras esterlinas en bitcoins, con lo cual las autoridades lograron recaudar un 40% más de su meta de £10.000.

La mayoría de los fondos serán destinados a reparaciones de las instalaciones de la Mezquita, como la fachada, el área de la cocina y los refugios de oraciones, así como para cubrir los gastos funerarios de familias de bajos recursos en el país.

Erkin Guney, el jefe del Masjid Ramadán, señaló que:

Muchas personas en la mezquita inicialmente se mostraron escépticas sobre aceptar esta nueva alternativa monetaria. […] Cuando las donaciones comenzaron a llegar nos quedamos impresionados. Recibimos cuatro veces más en donaciones de criptomonedas que en efectivo de nuestros fieles locales durante el Ramadán y todavía recibimos criptomonedas Sadaqah [donaciones]. ¡Es increíble!

Asimismo, la Mezquita recibió asesoramiento sobre inversiones en monedas digitales por parte del startup en blockchain ‘Combo Innovation’, conocido en el mundo de las finanzas islámicas.

De acuerdo con el fundador del startup Combo Innovation, Gurmit Singh:

Esperamos que otras Mezquitas y fundaciones de caridad sigan el ejemplo del Masjid Ramadán en tomar el liderazgo con esta revolucionaria fuente de ingresos.

Una última nota la dio el jefe Guney en cuanto al reconocimiento de las criptomonedas antes las leyes islámicas, diciendo que éstas, o ninguna otra monedas, son ‘Halal’ (permisibles) o ‘Haram’ (prohibidas), el único problema que presentan es la falta de regulaciones en su torno.