En los últimos años, Uber se ha visto involucrada en incidentes con conductores violentos o por comportamiento indebido. Si el conductor comenzaba con un historial limpio y libre de infracciones, no siempre era posible chequear nuevos inconvenientes.

Es por ello que la compañía comenzará a monitorear el historial de sus conductores en tiempo real en alianza con Checkr, su proveedor de historiales, y Appriss, una empresa que provee información sobre seguridad.

El sistema funcionará de la siguiente manera: Appriss recogerá la información en tiempo real y le notificará a Uber sobre un conductor que haya sido acusado de cargos criminales, a partir de tal notificación, la compañía evaluará la decidir la suspensión del conductor para prevenir comportamientos inseguros y proteger a sus usuarios.

No solamente tomarán en cuenta cargos, sino también acusaciones, de manera que cualquier conductor que pudo haber sido acusado –así sea inocente– de cometer un delito, crímenes violentos u ofensas sexuales no podrá formar parte de Uber. Al tratarse de un sistema en tiempo real, y de tomar medidas preventivas, si se llegasen a retirar los cargos o las acusaciones, entonces el conductor podría regresar a trabajar.

La compañía comenzó a probar el sistema a principios de julio, aplicándolo a un “porcentaje considerable” de sus conductores en Estados Unidos, y el resultado ha dejado un saldo de 25 conductores removidos de sus cargos. “Lo que estamos buscando fundamentalmente es una manera de tener el mismo tipo de información que chequeamos en el historial, pero en tiempo real”, declaró Gus Fuldner, vicepresidente de Seguridad de Uber.

De acuerdo con CNN, para abril de este año, 130 conductores de Uber habían sido acusados de acoso o abuso sexual, y 31 de ellos han sido condenados a prisión por crímenes como contacto forzado o sin consentimiento y violación.

Aunque aún se encuentra en período de prueba, este nuevo sistema le permitirá a Uber información más precisa y actualizada sobre el nivel de seguridad de un conductor.