El “asteroide” 2017 YE5 descubierto el año pasado por astrónomos de la NASA es en realidad un par de objetos que orbitan entre sí. No se tenía mucha información desde que fue descubierto por un observatorio en Marruecos, sin embargo, a finales de junio de este año la organización científica logró obtener datos tan interesantes como curiosos de este sistema binario.

El pasado 21 de junio, 2017 YE5 alcanzó el punto más cercano que puede estar de la Tierra en 170, lo cual se traduce en 6 millones de kilómetros de nuestro planeta, 16 veces la distancia que hay de la Tierra hasta la Luna.

Lo sorprendente no es que los científicos se hayan cruzado con un sistema binario, pues alrededor de 15% de los asteroides que se conocen con un diámetro mayor a 200 metros son considerados binarios. Lo que hace a este par tan especial y único es que, a pesar de compartir características físicas casi idénticas, tienen características reflectivas entre sí.

Ambos objetos comparten sus dimensiones, cada uno tiene un diámetro de 900 metros, según ha calculado la masa; y ambos orbitan entre sí cada 20 o 24 horas. Entre sus diferencias podemos encontrar diferentes niveles de luz, a pesar de su intenso color más oscuro que el carbón, además de tener densidades distintas, composiciones en la superficie y diferente rugosidad superficial.

¿Qué falta por hacer para encontrar alienígenas?

El estudio se llevó a cabo entre varios observatorios alrededor del mundo, además del observatorio en Marruecos, astrónomos del Radar del Sistema Solar Goldstone de la NASA en California descubrieron que el “asteroide” era en realidad un par de objetos, al haberlos escaneado con un radar biestático, que funciona con un emisor y un receptor ubicados en puntos separados. El hallazgo fue confirmado por el Observatorio Green Bank en Virginia Occidental.

El descubrimiento de la naturaleza binaria de 2017 YE5 le provee a los científicos una importante oportunidad de mejorar la comprensión de diferentes tipos de sistemas binarios y el estudio de los mecanismos de formación entre sistemas binarios y contactos binarios, los cuales podrían estar relacionados. El análisis combinado del radar y la observación óptica podría permitirles a los científicos estimar las densidades del 2017 YE5 para conocer su composición y estructura interna y cómo se formaron.

Más en TekCrispy