A principios de este mes, informamos que el Departamento de Comercio de EE.UU había ordenado levantar temporalmente la prohibición comercial a la compañía china ZTE, lo que permitiría al fabricante mantener su infraestructura en funcionamiento y lanzar sus actualizaciones de seguridad para sus móviles y demás equipos. Sin embargo, esta información no había sido confirmada de manera oficial.

Este viernes, el Departamento de Comercio ha levantado dicha prohibición de manera oficial, permitiendo que ZTE vuelva a tener acceso a componentes de software de compañías estadounidenses, luego de tres meses ‘bloqueado’, cuando en abril se prohibió que la empresa accediera a los chips de Qualcomm o al software de Android.

Según Reuters, Wilbur Ross, secretario de Comercio de EE.UU, dijo en un comunicado que el departamento permanecería vigilante ante las acciones de ZTE para asegurar el cumplimiento de todas las leyes y regulaciones del país. Según Ross, los términos del acuerdo incluyen:

Una orden de denegación suspendida, los US$ 400 millones en custodia y un equipo de cumplimiento seleccionado por el Departamento y responsable ante el mismo.

Muchos dieron por sentado que el fracaso de ZTE sería total luego de esta prohibición, sin embargo, pese a las quejas del presidente Trump sobre las posibles prácticas de espionaje por parte de la empresa china, él mismo prometió que se haría cargo de la situación a fin de darle un mejor término, ordenando al Departamento de Comercio para que llegaran a un acuerdo con ZTE a fin de levantar la prohibición.

Posteriormente, el mandatario norteamericano dijo que un acuerdo de este tipo reflejaba el mayor acuerdo comercial alcanzado con China y una mejora considerable de las relaciones con su homólogo chino. Como informamos, ZTE había incurrido en una falta al acuerdo con EE.UU, que le impedía enviar sus productos a Corea del Norte e Irán, lo que generó la prohibición en principio.

Pese a la buena noticia para ZTE, el acuerdo generó controversia entre los congresistas del país, quienes expresaron su desconfianza hacia el fabricante chino y plantearon nuevamente sus preocupaciones en relación a la seguridad nacional. Incluso el Senado aprobó una enmienda de un proyecto de ley que anularía este acuerdo, sin embargo, no ha sido votado por la mayoría de la cámara.

Más en TekCrispy