La compañía Walmart ha obtenido una patente para crear una tecnología de vigilancia por audio con el objetivo de determinar la calidad de la atención que sus trabajadores ofrecen a los clientes. Sin embargo, se trata de sensores de audio para escuchar las conversaciones entre los empleados y los usuarios al momento de pagar en la caja, lo que plantea serias preocupaciones en torno a la privacidad de las personas.

Según BuzzFeed, la tecnología, llamada “Listening to the fronted”, es una de las muchas ideas innovadoras que Walmart ha patentado recientemente, ya que como sabemos, es el competidor más cercano de Amazon en el sector de la industria minorista.

A pesar de que no hay garantías de que esta tecnología llegue alguna vez a las tiendas de Walmart, el simple hecho de patentarla demuestra el interés de la compañía de buscar que su empresa sea más eficiente en cuanto en cuanto a la respuesta al cliente, y además administrar de mejor manera su masa laboral.

Pero el uso de esta tecnología también supondría un gran riesgo de privacidad para los propios consumidores, quienes en definitiva estarían expuestos a ser escuchados por la compañía, no sólo en conversaciones típicas cuando se solicita información en relación a un producto determinado, sino en todo momento.

Facebook admite usar tu número de teléfono de autenticación de 2 factores para crear anuncios personalizados

En este sentido, Walmart utilizaría una serie de sensores de audio en el área de la caja para conocer la manera en que interactúan los usuarios y los empleados. En comentarios de la compañía al medio estadounidense, se pudo conocer que esta medida reduciría los costos en el área de compras de la compañía y aumentaría la satisfacción de los clientes.

Sin embargo, Ifeoma Ajunwa, especialista en relaciones industriales y laborales de la Universidad de Cornell, dijo al medio que vigilar a los empleados de esta forma puede tener un impacto psicológico importante, como sentimientos de rechazo hacia el empleador que a la larga pueden traer como consecuencia actitudes irrespetuosas y de rebeldía.

Como hemos dicho, esta tecnología también supondría un riesgo para la privacidad de los empleados y los clientes. Por ejemplo, el nuevo reglamento de protección de datos de la Unión Europea requiere que los empleadores digan a sus empleados qué datos recopilan sobre ellos y cómo los utilizará, sin embargo, en EE.UU la historia es diferente.

Más en TekCrispy