A pesar de que en investigaciones previas se han identificado genes asociados con el autismo, los científicos todavía no pueden explicar el desarrollo de la condición. En este sentido, los resultados de un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Columbia, sugieren que las diferencias estructurales en el cerebelo pueden estar relacionadas con algunos aspectos del trastorno del espectro autista.

Para llegar a esa conclusión los investigadores realizaron escáneres cerebrales en 20 niños con autismo y 18 niños neurotípicos, y compararon el nivel de actividad, el tamaño y la estructura del cerebelo.

Para examinar esta región estructuralmente compleja del cerebro, los investigadores aplicaron análisis fractal 3D de alta resolución a los datos de MRI, para estimar la dimensión fractal, una medida de la complejidad estructural, de la capa externa del cerebelo.

Las exploraciones mostraron que los niños con autismo tenían una superficie significativamente más plana en el lado derecho de su cerebelo, sección que se sabe está involucrada en el procesamiento del lenguaje.

Los investigadores también encontraron que un cerebelo más plano se asociaba con diferencias en las habilidades de pensamiento y la comunicación, dos habilidades con frecuencia afectadas por el autismo.

En general, los niños con autismo que tenían mejores habilidades de comunicación social tenían una estructura cerebelosa más normal, al igual que aquellos con mayores habilidades verbales en relación con menores habilidades verbales.

La Dra. Kristina Denisova, profesora asistente de neurobiología clínica en la Universidad de Columbia y autora principal de la investigación, indicó:

“Si bien el estudio no probó que las diferencias estructurales en el cerebelo observadas, sean la causa del autismo; aun así, nuestros hallazgos sugieren que es posible que necesitemos repensar el papel de la función y estructura cerebelosa en individuos con riesgo de desarrollo atípico del cerebro”.

Los investigadores explicaron que aunque cerebelo ocupa sólo el 10 por ciento del volumen total del cerebro, contiene el 80 por ciento de todas las neuronas. Se había creído que esta área mayormente gobernaba la función motora, pero investigaciones recientes sugieren que también regula el aprendizaje implícito, el desarrollo sensorial y las habilidades de pensamiento.

A pesar de esto, la mayoría de los estudios de escáner cerebral sobre el autismo se han centrado en el cerebro, que es más grande que el cerebelo aunque tiene menos neuronas. En parte eso se debe a la forma única e irregular del cerebelo, que es difícil de analizar con técnicas de imagen convencionales.

Los autores del estudio señalan que una posible interpretación de los hallazgos es que, el aumento de la complejidad estructural del cerebelo puede mejorar el aprendizaje implícito en niños con desarrollo atípico.

Referencia: Reduced structural complexity of the right cerebellar cortex in male children with autism spectrum disorder. Plos One, 2018. https://doi.org/10.1371/journal.pone.0196964

Más en TekCrispy