El jefe del departamento de servicios públicos del estado de Nueva York, John Rhodes aprobó un nuevo esquema de tarifas para mineros de criptodivisas en la ciudad de Massena en donde tendrán que negociar sus contratos con la empresa de servicios públicos.

La medida fue tomada después de que el estado de Nueva York permitiera a 36 autoridades municipales a cobrar a criptomineros más que a otro tipo de clientes por su consumo eléctrico.

Debido a la abundancia de energía hidroeléctrica en el norte de Nueva York sus tarifas son bajas. En Massena, un cliente residencial paga USD $0.03 por cada kilovatio hora mientras que el promedio nacional para un cliente residencial es de casi USD $0.13.

Rhodes por medio de un comunicado emitido por su oficina dice: “Debemos asegurar que los clientes comerciales paguen el precio justo por la electricidad que ellos consumen. Sin embargo, dada a la abundante electricidad de bajo costo de Nueva York, hay oportunidades para atender las necesidades de clientes existentes y alentar el desarrollo económico de la región”. Es por ello que se considerará caso por caso, a manera de proteger a clientes existentes del incremento de las tarifas.

Junto con Islandia, China y la provincia de Quebec en Canadá, el norte de Nueva York esta entre las mejores regiones del mundo para generar energía hidroeléctrica que atrae a los criptomineros por lo barata que es. Los residentes de estas localidades temen de una afluencia de criptomineros que acaparen la electricidad y en consecuencia hagan aumentar sus facturas eléctricas.

En marzo, la ciudad de Plattsburgh en Nueva York, aprobó una suspensión temporal de criptominería en la ciudad. Aparentemente la empresa que ha realizado la mayor operación de minado en la ciudad llego a utilizar alrededor del 10 por ciento del presupuesto total de energía en enero y febrero.