Nadie duda de los beneficios que implica el ejercicio físico para la salud; pero si lo que pretendemos es desarrollar una habilidad motora compleja, es recomendable correr unos cuantos kilómetros luego de practicarla.

De acuerdo a una investigación publicada recientemente, cuando se realiza ejercicio físico inmediatamente después de practicar una nueva habilidad motora, aumentan los índices de eficiencia en torno a la retención de ésta a largo plazo.

¿Por qué los recuerdos traumáticos son tan difíciles de olvidar?

De forma específica, los investigadores demostraron que realizar ejercicio cardiovascular por al menos quince minutos aumenta la conectividad y la eficiencia de las redes neuronales, lo que puede implicar un aumento en la velocidad de recuperación de las habilidades motoras en pacientes con problemas de movilidad por lesiones cerebrales.

En investigaciones previas se había demostrado que la actividad física ayuda en la consolidación de la memoria motora, por lo que, los expertos se propusieron estudiar las interacciones entre el cerebro y los músculos en torno a la retención de las habilidades motoras.

Para hacerlo, los investigadores, liderados por Marc Roig, les solicitaron a los participantes que se involucraran en dos tareas.

En primer lugar, se les presentó la “tarea de pellizco”, en la que debían sujetar un objeto similar al control de un videojuego, llamado dinamómetro y emplear distintos grados de fuerza a fin de mover el cursor de forma vertical para conectar una serie de rectángulos rojos presentados en una pantalla, lo más rápido que les fuese posible.

Esta actividad se mostró como la más idónea pues implicaba un aprendizaje motor a medida que debían modular la fuerza con la que sostenían el dinamómetro para que el cursor se moviese por la pantalla. Por su parte, la segunda tarea consistía en quince minutos de ejercicio físico para un grupo o el mismo tiempo de descanso, para el otro.

Posteriormente, se les solicitó que repitiesen la actividad inicial pero de forma abreviada, pues solo debían presionar el dinamómetro a intervalos de 30, 60 y 90 minutos, luego del ejercicio o del descanso; mientras tanto, los científicos estaban evaluando sus niveles de actividad cerebral.

Finalmente, las actividades se realizaron nuevamente tras 8 y 24 horas de la ejecución inicial, permitiendo comparar los niveles de actividad cerebral a medida que se consolidaba la memoria motora de los participantes.

Al hacer esto, se observó que las personas que hicieron ejercicio tenían la capacidad de repetir la “tarea de pellizco” más eficientemente y conectando diferentes áreas del cerebro, mostrando una actividad cerebral inferior a los que habían descansado.

De hecho, la disminución de la actividad cerebral en las personas que habían ejercitado se correlacionó con una mejor retención de la habilidad motora 24 horas después de la práctica inicial, lo que sugiere que sesiones cortas de ejercicio intenso generan estados cerebrales óptimos para la consolidación de la memoria motora, facilitando la retención de este tipo de habilidades.

En la misma línea, se descubrió que la disminución de la actividad cerebral luego de ejercitarse puede deberse a que la conexión neuronal entre y dentro de los hemisferios del cerebro se había hecho más eficiente.

Sobre esto, Fabien Dal Maso, participante de la investigación, propone:

“Teniendo en cuenta que la activación neuronal en los cerebros de los que habían hecho ejercicio era mucho más baja, se puede pensar que los recursos neuronales podrían dedicarse a otras tareas; es decir, el ejercicio puede liberar parte del cerebro para que concentre en otras cosas”.

Por su parte, a los expertos les llamó la atención el no haber encontrado diferencias significativas entre los grupos tras evaluarlos luego de ocho horas; aún más, se observó que había disminuido su capacidad de retención, contrario a lo sucedido luego de 24 horas, cuando se mostraron diferencias evidentes.

Estudio sugiere que el Alzheimer debe dividirse en 6 tipos distintos

De esta forma, los investigadores intuyen que el suelo interactúa con el ejercicio en la optimización de la consolidación de la memoria motora.

En torno a esto, concluyen que son necesarias más investigaciones que permitan el desarrollo de intervenciones para modificar el estilo de vida de las personas, a fin de aumentar sus niveles de bienestar.

Referencia: Acute cardiovascular exercise promotes functional changes in cortico-motor networks during the early stages of motor memory consolidation, (2018). https://doi.org/10.1016/j.neuroimage.2018.03.029

 

Más en TekCrispy