Mientras Estados Unidos y China entablan una lucha comercial que ha afectado a las más importantes compañías tecnológicas del país asiático en suelo norteamericano, las relaciones entre Francia y China parecen seguir un rumbo diferente al del comercio internacional, y la prueba más fiel de ello han sido los tres objetivos conjuntos que han establecido ambas naciones para abordar cuestiones como el cambio climático, el desarrollo sostenible a nivel de infraestructura urbana y la seguridad hídrica.

Actualmente, está comprobado que la tecnología blockchain es sinónimo de descentralización y transparencia y, en este sentido, una firma arquitectónica francesa llamada XTU Architects se ha asociado con la empresa Systematic, también de Francia, y un desarrollador chino para construir un rascacielos ‘ecológico’ que será supervisado por Blockchain.

Según un informe de Forbes, el nombre de este proyecto es FrenchDreamTowers, y representa una fusión entre la historia china, la moda de alta costura y la naturaleza. En total, serán construidas cuatro torres, que estarán interconectadas entre sí y cuyo diseño dirigirá el agua de lluvia a cuencas en el suelo y el techo.

Anouk Legendre, cofundador de XTU Architects aseguró que los elementos dispuestos en las torres optimizarán el uso de energía de las mismas. Asimismo, aseguró que el espacio entre los paneles de vidrio en el edificio, normalmente utilizados para colocar una bolsa de aire, será utilizado como un invernadero para cultivos biorreactivos.

De acuerdo con los planes de la firma francesa, las microalgas que incorporarán las torres ayudarán a limpiar el aire contaminado y limpiará el agua de lluvia antes de que esta se evapore. Como hemos dicho, estas plantas se cultivarán entre los cristales de las ventanas con el objetivo de regular la temperatura de los edificios.

La compañía Truffle Engineering, con sede en Hangzhou, será la encargada de desarrollar la red Blockchain que gestionará la calidad del aire, el almacenamiento de energía y otros sistemas ecológicos creados a partir de la interacción entre las cuatro torres.

Estas estructuras funcionarán como centros residenciales, pero también incluirán restaurantes, galerías de arte y centros tecnológicos. Sin duda, se trata de un proceso ambicioso que nuevamente tiene como uno de sus protagonistas a la tecnología Blockchain y sus características de gestión y descentralización.